6+1 rincones imprescindibles de Croacia y otras curiosidades

6+1 rincones imprescindibles de Croacia y otras curiosidades

Después de nuestro recorrido en autocaravana por Eslovenia, continuamos por el país croata (y más en particular por la costa). De nuestras experiencias en este viaje, te dejamos algunos lugares que no te puedes perder si quieres viajar a Croacia:

1.       Porec

Se trata de un pueblo medieval costero situado  en la península de Istria con un precioso casco antiguo empedrado con la típica piedra caliza de color claro (muy común en todo el país). Sin embargo su principal reclamo turístico se trata de la Basílica Eufrasiana declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Fue construida entre los siglos IV y VI, época de la que aún se mantienen restos romanos alrededor de la basílica, así como restos de mosaicos bizantinos. A pesar de su antigüedad, se puede decir que se conserva en muy buen estado, con detalles que nos encantaron como los mosaicos tanto en el interior y exterior de la misma.

 

2.       Pula

Este pueblo conserva unos restos de su época romana que hacen su visita obligada para quienes vayan a viajar a la península de Istria. En nuestro caso disfrutamos imaginándonos aquella época, y más en particular Alejandro, que imaginándose un gladiador recorrió la ciudad jugando en todo momento. Después de un paseo por sus animadas calles del centro, tanto de día como de noche, te indicamos algunos rincones con un encanto especial de esta ciudad:

 

–          El Foro romano “Augustor Hram”, muy bien conservado y con unas luces rosadas y celestes que lo iluminaban por la noche consiguiendo un efecto aún más bonito

Pula

–          El castillo situado en el punto más alto de la ciudad, desde el que tenemos unas vistas privilegiadas al puerto

–          El anfiteatro en el que hacen espectáculos de gladiadores y conciertos, aunque no coincidieron con nuestra visita: lástima!…

–          El puerto desde el que se aprecia una preciosa puesta de sol, con una estética algo desmejorada por las grandes grúas del puerto de carga. No obstante, por las noches estas se iluminan de distintos colores, consiguiendo mejorar bastante la estética de las vistas.

 

3.       Islas del Adriático

De entre tantas islas que bañan el Mar Adriático en la costa croata es más que evidente que visitar algunas es algo casi obligatorio. Pero la cuestión es por cuál decantarse…y es que por algo le llaman a este país “ la tierra de las mil islas”.

En principio habría que diferenciar las islas del norte (de entre las que destacan Krk o Cres), y las del sur (de las que destacamos Hvar, Kórcula o las Elafitas, como más turísticas). Nosotros elegimos la Isla Krk porque podíamos llegar sin tener que embarcar nuestra autocaravana , sino que por un gran puente (previo pago del peaje de 6,2 eur, pero aun así nos compensaba).

costacroacia

Esta isla además no está tan masificada como las mencionadas anteriormente, y en cualquier caso,  las playas en todas son igualmente buenas. Esta isla es bastante grande, teniendo incluso aeropuerto, por lo que de entre todos sus pueblos y playas, elegimos el pueblo de Malinska  donde disfrutamos de unas playas rocosas, pero con acceso directo al agua desde escaleras que partían de plataformas de piedra y roca a modo de terrazas, donde la gente aprovechaba para tomar el sol.

En Croacia (como en todo el Mar Adriático) las puestas de sol son un regalo para la vista y los sentidos, que no olvidaremos fácilmente. Y es que tienen un colorido especial, y además se pueden disfrutar casi en privado, ya que en ese momento (para nosotros el mejor de cualquier día de playa) los turistas ya no están en la playa, por lo que puedes disfrutar de momentos mucho más especiales.

krka

Cuando pensamos en Croacia como destino, buscábamos unas playas de ensueño y descubrimos que las aguas tienen un azul entre celeste y turquesa muy especial. Además son cristalinas como pocas, así que aunque nos invitaban a bucear, como alternativa para hacer con los niños optamos por el snorkel, un plan genial! Así que cuando viajes a este país, recuerda llevar unas gafas con tubo y déjate sorprende por el fondo del mar…

No obstante, una sorpresa para nosotros fue descubrir que no teníamos apenas playas de arena fina, sino que casi todo el litoral es rocoso. Así que prepárate una colchoneta (costumbre muy popular por quienes van a la playa croata) y unas buenas chanclas por si quieres bañarte sin que te molesten las rocas (fundamental si vas a viajar con niños). De hecho, en Croacia es muy común tomar el sol en terrazas de piedra o casi en cualquier hueco posible, porque no habitual las playas de arena, sino que en muchos casos son de grava de piedra de caliza.

 

4.       Las Cascadas del Parque Nacional Krka

Este es uno de los principales reclamos turísticos del país a nivel de naturaleza (así como el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, aunque en éstos no se permite el baño).

Aunque la extensión del parque es de unos 109 kilómetros cuadrados, nosotros conocimos sólo la parte sur, “Skradinski buk”. Según lo que vimos, merece la pena visitar todo el parque con otros lugares destacables como Monojlovac slap (la cascada más alta del parque), los restos arqueológicos de Burnum, así como dar un paseo en barco rodeando de cerca la isla Visovac…

En nuestro caso, cuando llegamos al parque supimos que para bajar hasta las cascadas se ha de hacer en autobús (cuyo precio se incluye en la entrada al parque, así como el parking). En este sentido mucho mejor, porque la carretera para bajar es muy estrecha y no quiero ni pensar lo que hubiera pasado de haber bajado por ahí en nuestra autocaravana…además aún recuerdo lo “temerario” de conductor, porque pasaban los autobuses uno tras otro haciendo auténticos “malabarismos” para no chocarse. Mientras tanto, nos centramos en disfrutar de las vistas del parque…

cascadaskrka1

Pero cuando llegamos al lugar es cuando de verdad nos sorprendimos, y es que parecía que nos adentrábamos en la selva del Amazonas, por su vegetación, los peces, los árboles con raíces que salían hacía fuera y cascadas que brotaban de todos los lados. El colofón final fue la cascada más grande junto al puente, conocida como “Skradin”, en la que había varias cascadas juntas y con varias caídas a distintos niveles, sencillamente ESPECTACULAR!!

Para terminar el día, después de la visita al parque nos dimos un baño en este mágico lugar que nos supo a gloria, un momento para recordar 🙂

 

5.       Trogir y las playas de la Isla de Čiovo

Este pueblo declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco tiene un casco histórico lleno de calles para perderse y recorrer sin rumbo y así descubrir rincones con hasta 4000 años de historia.

De entre todos los lugares de interés, te recomiendo la plaza St John Square (donde se encuentra la oficina de turismo) y subir a la torre de la fortaleza de Kamerlengo desde donde poder ver las vistas a la ciudadela que se sitúa en una isla a la que se accede por puentes tanto por la parte norte, como por la sur: imagínate!!

Es muy recomendable visitar las playas de la isla de Čiovo, isla que está conectada a Trogir por un puente. Aunque nos recomendaron la turística Rivera Okrug en la costa oeste de la isla, finalmente fuimos a Playa Mastrinka. Las aguas de estas playas, como decía anteriormente, son azul turquesa y en ésta en particular, la imagen de las antiguas casas empedradas en caliza hasta el mismo mar hacían que el lugar tuviera unas vistas de auténticas postales.

croacia_mastrinka2

6.       Dubrovnik: la joya del Adriático

Esta ciudad es la capital de la antigua República de Ragusa, y al conocerla nos dejamos sorprender por sus miles de años de historia, y como ha sobrevivido a tantos hechos de una manera inmejorable. La cuidad ha sido atacada en guerras en varias ocasiones, aunque también se ha reconstruido una vez tras otra. De hecho, como testigo de la última guerra guerra (la del año 1991), en la entrada de la puerta de Pile podemos ver un cartel con el detalle de los edificios que fueron destruidos en ésta. Además desde lo alto de la cuidad se puede comprobar cuáles son los tejados que han sido reconstruidos a consecuencia.

barcoadubrovnik

Aunque ya conocimos esta ciudad en un viaje anterior, nos encantó volver a visitarla y ver como se había recuperado a nivel turístico, aunque quizás en demasía. Y es que nuestra vez anterior fue en el año 2000, momento en que aún estaba “protegida” de la guerra de los Balcanes, precisamente por soldados españoles, e incluso se notaba mucho más reciente la restauración de algunas fachadas.

Pero es que además actualmente es un destino turístico “demasiado” visitado, tanto que a veces resulta imposible buscar un “hueco de silencio “. Aun así  lo encontramos en las zonas más retiradas del centro, igualmente llenos de encanto, y es que lo mejor es pasear por sus estrechas calles viendo detalles como las entradas de las casas, las ropas colgadas en tendederos y en definitiva, el trascurrir  de la vida “normal” de la ciudad más apartada del turismo.

dubrovnik3

La gran afluencia de turistas se debe, además de a los vuelos low-cost que llegan a su aeropuerto, a que muchos cinéfilos vienen a conocer donde se grabó Star Wars o la reciente superproducción “Juego de Tronos”, ya que esta ciudad tiene muchos escenarios donde se grabó “Desembarco del Rey” en la serie “Games of Thrones”. Así que si eres seguidor de la serie como nosotros, puedes buscar los rincones donde se rodaron muchas escenas de la serie, o incluso hacer uno de tantos tours especiales donde te explican todos los detalles.

Por señalar algunos rincones que para nosotros tiene un especial encanto de esta ciudad serían:

–          La Torre Minceta: el emblema de la ciudad por ser su punto defensivo más alto, primordial por tanto su simbolismo dado el carácter estratégico de la misma.

–          La Puerta Pile, con vistas al antiguo foso que rodea las murallas de la ciudad y donde encontramos un guardián junto a su puente levadizo, un buen reclamo para una foto curiosa!

–          La entrada a la ciudad en barco por su puerto: te recomiendo hacer un crucero entre islas o bien desde puertos cercanos, como el que hicimos nosotros desde Srebreno donde hacíamos la pernocta en nuestra autocaravana. También acceden desde aquí los turistas que la visitan desde un crucero, siendo este un puerto estrella en los cruceros.

barcoadubrovnik

 

–          La calle principal “Placa Stradun”, donde tendrás la primera impresión al interior de esta preciosa ciudad, donde estoy segura de que a pesar de la marabunta de turistas ansiosos por conocerla, al igual que nosotros, seguro te enamorarás definitivamente de este lugar.

–          Un paseo por las murallas, cuyo acceso lo tienes junto a la puerta Pile.

–          Ver la puesta de sol desde las murallas, o bien en alguno de los bares situados en puntos como “Buza 1”( al final de la calle “Ilije Sarake”). No obstante, el mejor lugar sin duda es desde su telecabina, el punto más alto de la ciudad.

–          Por último, también mencionar que pasear por sus calles llenas de vida nocturna es algo igualmente muy recomendable.

 

7.       Otras recomendaciones para viajar a Croacia

Aunque no pudimos visitarlos, no podemos dejar de nombrar lugares que nos quedaron pendientes para una próxima visita. Algunos son Split (donde el turismo masificado nos impidió conocerla por falta de un lugar donde poder aparcar nuestra autocaravana, así que nos quedamos con las ganas de ver el Palacio Diocleciano, entre otros de sus rincones), Zagreb (nos quedó por conocer la capital del país), Siberik (de la que cabría destacar el puerto pesquero medieval, de hecho sirvió de escenario para el rodaje de la serie mencionada, como escenario de Bravos) y Stor (donde podremos conocer la “muralla china de Europa”), aunque en nuestra próxima visita seguro tendremos muchos otros más lugares por descubrir…¿nos recomiendas alguno?

 

Especial para viajar con niños

En nuestro caso, al hacer una ruta costera destacamos que en toda la costa croata nos encontramos en más de una ocasión con los parques acuáticos hinchables , en los que por un precio moderado se puede pasar un buen rato “entretenidos” saltando y jugando en el agua, a elegir desde media hora a todo el día.

Otra opción también ideal para niños, aprovechando las cálidas y cristalinas aguas, es hacer snorkel como mencionábamos anteriormente.

 

Especial para Autocaravanas

En este país hay muchos “Auto-Camp” (al menos por la costa), que son como campings pero con menos servicios y más económicos. Resultan  ideales para vehículos ya sea camper, caravana o autocaravana, aunque también los usan las tiendas de campaña.

Nosotros conocimos el Auto Camp Matkovika en Srebreno muy cerca de Dubrovnik (Coordenadas N 42.6242 E 18.1934), desde el cual visitamos la ciudad llegando en barco (para lo que te recomiendo compres los billetes allí mismo con descuento por 80 eur ida y vuelta) o bien en autobús (teniendo la parada de bus junto a la entrada).

srebreno

 

Curiosidades de Croacia

·         Las carreteras del país son regulares, incluso algunos tramos en los que se paga peaje como autopista, realmente no lo parecen.

·         Aunque estamos en la Unión europea mantiene su propia moneda, la leva croata.

·         A la bandera del país no le falta detalle. En el medio tiene el escudo de armas del país con un tablero como el de ajedrez, pero en blanco y rojo y una corona con cinco escudos que tienen animales como tres cabezas de leopardo, una cabra y una marta (el animal emblemático del país), a los niños les resultó muy curiosa…

·         Para cruzar el país por la costa, se ha pasar unos 7-8 kilómetros por el país vecino Bosnia y Herzegovina. Concretamente se trata del tramo donde se encuentra la playa de Neum (la única ciudad de costa de esta país) . Aunque Bosnia y Herzegovina no se encuentre en la Unión Europea para cruzar, a los ciudadanos de la UE no se les pide pasaporte, pero si al contrario.

·         Los perros de la raza dálmata, también llamados cazadores de Dubrovnik o perros humanos, proceden de la costa dálmata.

Gastronomía en Croacia

En nuestro caso al viajar por la costa, la comida típica es el pescado, preparado de distintas formas, como el brudet (estofado de pescado). También podemos destacar el Kulen (un embutido picante con pimentón), el strukli (hojaldre con queso) y el rissotto negro (por la tinta del calamar), y como dulces, la orahnjaca (bizcocho con nueces).

Anécdotas de nuestro “Gran Viaje”

Como anécdota que compartir de nuestra ruta en autocaravana por Europa como primera etapa de nuestra vuelta al mundo, empezamos por una que nos hizo mucha ilusión y es que en todo nuestro recorrido por este país nos acompañaron una pareja muy especial para esta familia, Alba y Jesús, nuestra primera visita en ruta, con los que vivimos momentos muy especiales.

 

Otra anécdota que nos gustó mucho fue que durante la visita a la ciudad de Dubrovnik, una seguidora del blog española nos reconoció y nos dijo que le encantaba la idea de nuestro proyecto y lo enriquecedor que iba a ser para toda la familia, y más aún para los niños: algo que nos encantó oir y más viniendo de una profesora: Gracias mil!!

Con esto te dejamos hasta nuestro próximo país: Montenegro, pero como siempre, te animo a dejarnos algún comentario que pueda ser útil para quienes nos lean (inclyendo a nosotros),porque por supuesto, espero poder volver a este precioso país!!

 

Salu2 viajeros

Una escapada a Eslovenia con niños

Una escapada a Eslovenia con niños

En nuestra ruta en autocaravana por Europa, tuvimos que limitar mucho el tiempo destinado a este país. No obstante, después de visitarlo, ya te adelanto que merece mucho la pena conocerlo en profundidad, por su riqueza tanto en espacios naturales, como a nivel histórico y cultural.

Para definir el itinerario a visitar en Eslovenia, nos centramos en la región del Karst al suroeste del país, siendo éste nuestro recorrido desde Italia a Croacia.  De todos los lugares que queríamos conocer, te indico los que elegimos, así como algunas curiosidades de este país.

 

El Castillo Medieval de Predjama

 

Se trata de un castillo construido en el siglo XII dentro de una cueva, eligiéndose este lugar tan particular por motivos defensivos. De hecho, el lugar estratégico y la visión con la que fue construido, lo convirtió en un castillo invicto hasta la fecha.

 

Gracias a un audio guía pudimos seguir la explicación de todas las estancias del castillo, y transportarnos a la época en que se vivió en el mismo, algo que por otra parte también nos sorprendió, ya que fue habitado hasta después de la II Guerra mundial.

Al tener las salas amuebladas como en la época, podíamos trasladarnos al momento histórico en que fue habitado, por lo que los niños se lo pasaron genial escuchando el audio guía y siguiendo las explicaciones libremente, imaginándose el uso que se le daba a cada sala, hasta un total de 25 salas…

Algo que nos resultó muy curioso fue que el castillo tenía su propia cueva también visitable, así como un sistema de galerías ocultas que hacían posible la entrada y salida al mismo por “lugares ocultos”. Gracias a ello, en caso de asedios, sus habitantes podían entrar y salir del mismo y así podían seguir abastecidos de todo lo necesario, por lo que como decía nunca fue “vencido”.

 

En su interior, también nos sorprendió ver como en algunas estancias, las paredes eran las mismas cuevas, a veces con cámaras para evitar la humedad.

Las Cuevas de Skocjan, Patrimonio de la Humanidad

 

Situadas a unos 20 minutos del castillo, elegimos estas cuevas por su dimensión, ya que de un total de 20 kilómetros, hicimos un recorrido guiado de 6 kilómetros por galerías y pasadizos suspendidos sobre paredes verticales, simplemente impresionantes. De hecho, en nuestra visita tuvimos que subir y bajar un total de 500 escalones, pero te puedo asegurar que en ningún momento, ni a los niños siquiera se nos hizo pesado!!

SkocjanCaves

 

Por otro lado, también nos resultó muy destacable la caída de los cañones de estas cuevas, ya que tienen el cañón más profundo de toda Europa, gracias a ello están catalogadas como parte de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En las pasarelas que recorrimos por su interior, cruzamos un puente  desde el cual, la caída visible hasta el fondo era de unos 50 metros, aunque realmente pareció mucho más por la magnitud de las cuevas. Realmente nos recordaban a las  Minas de los enanos de “El Señor de los Anillos”, por la amplitud de las cuevas y las caídas que parecían llegar hasta el mismo centro de la tierra.

SkocjanCaves

 

Por último,  a la salida de las cuevas se hace un recorrido similar (con las mismas pasarelas sobre las paredes verticales) pero en el exterior, desde donde se podía disfrutar aún más de las vistas, con ríos e incluso una cascada, y para finalizar la vuelta se hace desde un tren cremallera para subir hasta el mismo nivel de la entrada: Una visita para recordar!

La costa de Eslovenia: Portoroz

 

De la costa eslovena (aparte de Koper) podemos destacar pueblos más turísticos como Ízola o Piran.

Nosotros elegimos Portoroz porque íbamos de paso y buscábamos un lugar para la pernocta, a ser posible con área de autocaravanas. En este pueblo, situado a las afueras de Piran, el área se encuentra en el puerto deportivo, junto a un camping. Dispone sólo de servicio de aguas y aunque nos resultó algo cara (24 horas por 28 eur) y  algo retirada del centro urbano, lo que nos convenció fue su cercanía al mar.
Desde nuestra propia autocaravana pudimos disfrutar de nuestra primera puesta de sol en el Mar Adriático, un momento para recordar. Sin duda las puestas de sol desde el Mar Adriático tienen un color muy especial, recuerdos que no se olvidan fácilmente.

 

Curiosidades : Conducir en Eslovenia

Para  conducir por autopista en Eslovenia es necesario comprar una viñeta que se adquiere en la misma frontera (en nuestro caso optamos por la mínima de importe de 15 eur y con validez por de 7 días). El que te la “ofrezcan” en la frontera directamente es algo de agradecer ya que te evita descuidos y tener que buscar el lugar donde adquirirlas. No obstante, sólo es necesaria para conducir en autopista, y no en el resto de carreteras del país.

 

Planes para un próximo viaje a Eslovenia

Por destacar algunos planes que nos quedaron pendientes por hacer, te indicamos algunos por si te resultan de interés:

  • El Lago Bled: Un lago con un paisaje de ensueño
  • El Parque Nacional de Triglav, y en particular el Valle y el río Soča
  • Piran: Un pueblo con mucho encanto
  • Planes con niños: Vulkanija, el parque de aventuras de volcanes en Goricko y las Cuevas de Postjama, cuya visita se hace en parte en tren turístico

 

Con todo este, espero haber despertado tu interés por conocer este país, así como espero poder volver pronto al mismo, para  recorrerlo con más detenimiento…

Después de nuestra breve “inmersión” a Eslovenia, pasamos a nuestro próximo país: Croacia, que te contaremos en breve.

Salu2 viajeros

Venecia en autocaravana y con niños

Venecia en autocaravana y con niños

Después de nuestro paso por Los Dolomitas, nos despedimos de los días “con chaqueta” y lluvia en las montañas, y volvemos a los días de calor en la costa italiana. En la medida en que íbamos bajando, volvemos a los días de calor, y es que después de todo estamos en Italia en agosto…

Aunque los papis ya conocíamos esta preciosa ciudad porque ya estuvimos una primera vez en nuestro viaje de novios, esta segunda vez ha sido muy especial para nosotros no sólo porque es parte de esta gran aventura que está siendo nuestra vuelta al mundo, sino porque ha sido como más nos gusta viajar “con autocaravana y en familia”, pero además porque recibimos nuestra primera visita en ruta de la familia ¿que más podríamos pedir?

 

Reparaciones de nuestra autocaravana en Venecia

Llegamos a Venecia en el día 26 de nuestra vuelta al mundo, buscando servicio técnico para algunos arreglos que necesitaba Maggie, nuestra autocaravana.

Después de algunas vueltas y preguntas, y gracias al asesoramiento de nuestro proveedor de referencia en Sevilla, Autocaravanas Montaño, encontramos un Taller homologado para nuestra nevera, entre otros arreglos. En el taller nos atienden de inmediato y nos lo solucionan en un momento, además de ayudarnos con un problema de suministro del gas GLP.

Concretamente deciros que para este gran viaje nos hemos cambiado de bombona de propano a GLP. Para quienes no lo sepan, en las autocaravanas, la nevera, la hornilla, el boiler (calentador de gas) y la calefacción funcionan a gas, por lo que para nosotros es fundamental!!

En España usamos la bombona de gas de butano o propano, pero en Europa es más común las bombonas de GLP (GPL en inglés o LPG en francés). Asimismo, en América el GLP es también de uso común (excepto en Argentina). Hasta la fecha, para ver la gasolinera más próxima que suministra este gas, usamos la App “LPG CNG Finder” o esta web  ( para Sudamérica usaremos la App “Autogas”). No obstante en Italia tuvimos el problema de que el suministro de GLP es sólo para recarga de vehículos (que por cierto es muy habitual en toda Europa). Pues resulta  que descubrimos que en toda Italia está prohibido el suministro de GLP a las bombonas que usan las camper (que es como llaman aquí a las autocaravanas), así que no podíamos reponer la nuestra: Problema!!

Gracias al dueño del taller pudimos recargarla en una gasolina de su confianza, y continuar así la ruta, muy de agradecer!! Así que para quien pueda necesitarlo, dejamos los datos de este taller (situado a unos 30 kilómetros de Venecia):

Centro Assistenza Camper e Caravan di Loriato Mirco , Via Stradone 17 B – Castelfranco (Teléfono +39 0423 420 146)

Después de superados todos los obstáculos, vino lo mejor para nosotros en Venecia.

La playa de Venecia, desde Jesolo hasta Punta Sabbioni

 

Un buen plan para viajar con niños siempre es la playa, así que nos fuimos hacia la de Venecia. Bueno, en realidad es un decir, porque está bastante retirada de la ciudad, a más de una hora de viaje… La que se conoce como “playa de Venecia” se encuentra en una gran “manga” que se forma desde Jesolo hasta Punta Sabbioni (desde donde se puede cruzar a Venecia en vaporetto), o bien en la isla de Lido frente a Venecia.

En toda la manga hay muchos campings de distinto tipo y al final del todo, en Punta Sabbioni hay dos dos áreas de autocaravanas relativamente cerca del punto donde se toman los vaporettos. También encontramos varios puntos donde se habilitaba el aparcamiento a autocaravanas en horas limitadas (pagando por horas).

Como ninguna de las alternativas nos convencía, y acostumbrados a ir “a nuestro aire”, buscamos una opción “low cost” para pasar una noche. Se trata de un aparcamiento en la entrada de Cavallino donde pudimos hacer la pernocta sin problemas y desde dicho punto nos movíamos en el carril bici que hay por todos los alrededores hasta la playa y entre los distintos caminos por los canales que se forman (Coordenadas N 45.4815288 E 12.5764613).

De entre todas las playas que forman este litoral, estuvimos en la playa de Cavallino.

La playa de Venecia es de arena fina, aguas tranquilas y poco profundas. De ésta nos resultó muy curioso es que a lo largo de todo el litoral hay espigones artificiales de piedras a cada cierta distancia, para delimitar las playas privadas de cada restaurante/hotel. También nos llamó la atención que había postes con líneas blancas y rojas en oblicuo iguales que las que hay en los canales de la ciudad de Venecia, muy identificativos de esta ciudad.

 

En cuanto a las demás playas que forman este litoral, destacamos la gran oferta de ocio disponible en Jesolo, desde el parque acuático Aqualandia al parque “Sea Life”…a tener en cuenta para una próxima visita.

 

En el aeropuerto recibimos una visita muy esperada

Después de nuestro descanso en la playa, nos fuimos hacia el aeropuerto de Venecia en la autocaravana (a pesar de que podíamos haber llegado en el mismo vaporetto, como no podía ser más auténtico). En otras circunstancias este medio habría sido el más cómodo teniendo en cuenta además las ofertas disponibles de combinación de billetes de transporte.

En nuestro caso, nos fuimos con Maggie, porque después “nos mudábamos”.

Por fin llegaba nuestra primera visita en ruta: la prima Alba y Jesús. Nosotros encantados de recibir a una pequeña parte de la familia, y es que en un gran viaje como el nuestro, lo que más nos pesa sin duda es su ausencia. Llevábamos tan sólo 28 días en ruta, pero ya los echábamos bastante de menos, así que al menos pasamos unos días “más acompañados”.

 

VisitadelafamiliaenVenecia

Aunque nos habían recomendado un aparcamiento en Mestre para después acceder al centro de Venecia en bus o tren, preferimos la comodidad de un área de autocaravanas como ésta.

Teníamos todos los servicios de luz, aguas (vaciado y llenado), aseos, duchas, transporte público cerca (en el mismo área podíamos comprar el ticket para el bus, tranvía o vaporetto directos al centro de Venecia, en la Plaza de Roma). El precio del área es de 22 €/24 horas (luz incluida).

Coordenadas del área San Giuliano N 45.4704 E 12.2809

Asimismo, después vimos que a las afueras del área se podía aparcar para hacer la pernocta sin problemas pero también sin servicios (N 45.4662 E 12.2809)

Planes imprescindibles en Venecia

Un “must” en esta ciudad es simplemente pasear por sus calles y canales de la forma que cada uno elija, porque además las calles tienen indicaciones de los principales puntos a visitar en esta ciudad, algo que nos llamó mucho la atención y que evita muchas pérdidas, así que simplemente te has de dejar llevar por sus calles sin miedo a perderte…En cualquier caso, además de deambular, te planteo tres opciones para hacer en esta ciudad y no se cúal de todas más auténtica:

Paseo en Góndola

Este es el medio de transporte estrella, aunque también el más caro. El precio es el mismo en toda la ciudad como así se anuncia en los distintos carteles y asciende a 80 € por góndola unos 30 minutos, con un máximo de 6 persona. No obstante este “capricho” es quizás el menos indicado para hacerlo “en multitud”, sino mejor, o al menos más romántico, como ha lo habíamos hecho los papis en nuestra “primera visita”…

GondolaenVenecia

 

Paseo en vaporetto

Una buena opción de empezar a conocer esta ciudad siempre es un trayecto en vaporetto, como puede ser recorrer el Gran Canal hasta la Plaza de San Marco, o bien para visitar alguna de las islas (por 15 € el trayecto, o bien por 20 € la tarjeta de transporte ilimitados al día, que también incluye el vaporetto, con la excepción del que llega al aeropuerto).

 

Paseo en taxi

De todos los medios de transporte, el que más le llamó la atención a Alejandro fue el “taxi”, y es que a pesar de su nombre, en realidad se trataba de un barco rápido de madera, jejejej

TaxideVenecia

Los monumentos imprescindibles en Venecia

Además de perderte en sus calles, los monumentos que no puedes dejar de ver en esta ciudad son Puente Rialto (con sus tiendas a lo largo del puente) y la central Plaza San Marcos donde se encuentran la Basílica de San Marcos y el Campanille, junto con el Palacio Ducal desde el que se puede ver el Puente de Los Suspiros. Por otra parte, la oferta de Museos y Galerías de arte es interminable, por lo que es muy recomendable en esta ciudad comprar la tarjeta turística que incluye la entrada a los principales monumentos y museos (pero no incluye el transporte).

 

Te dejamos un vídeo resumen de nuestro recorrido desde la Plaza Central de San Marcos.

El Carnaval de Venecia

Otro de los atractivos turísticos de esta ciudad es su famoso carnaval que “se vive” durante todo el año ya que son muchas las tiendas que nos lo recuerdan y donde se pueden comprar máscaras y adornos de carnaval que no encontrarás en ningún otro sitio. Algunas son reliquias sencillamente espectaculares!!

CarnavaldeVenecia

Planes especiales para visitar Venecia con niños

1) Excursión a las islas

Desde el Gran Canal por la parte que llega a la Basílica de San Marcos se pueden coger excursiones a las islas de Murano o Vurano  , entre otras, donde poder ver las fábricas de cristal artesanal, o bien se pueden visitar “a nuestro ritmo” llegando en vaporetto o bien en taxi.

 

2) Las palomas de la Plaza de San Marcos

Otro recurso del que tirar si vas a viajar a Venecia con niños son las palomas, que aunque suelen “alojarse” en su gran mayoría en la Plaza de San Marcos, también las encontrarás en los canales y calles de todo el centro histórico, y los niños pueden jugar con ellas…

GranCanal

3) Museos de Venecia “para niños”

De entre la amplia y diversa oferta cultural de esta ciudad, destacamos el Museo de las Ciencias por su esqueleto de dinosaurio (de más de 7 metros), entre otras representaciones, así como la Colección de arte de Peggy Guggemheim, por las actividades que organiza para niños (que además hasta los 10 años tienen entrada gratuita).

 

4) La Pizza y el helado italiano

En nuestro caso (y creo que en el de la mayoría de las familias) algo con que “premiar” a los niños son los maravillosos helados italianos artesanales, así como la pizza… una baza para poder jugar la visita a esta preciosa ciudad.

PizzaenVeneciaCon todo esto espero que disfrutéis de esta ciudad tanto como nosotros, a pesar de que al final nuestra visita salió pasada por agua y no pudimos hacer tanto como quisimos. Espero que volveremos, por lo que el resto siempre nos quedará para la próxima visita…

Salu2 viajeros

 

Ruta en autocaravana por Los Dolomitas

Ruta en autocaravana por Los Dolomitas

Aunque inicialmente no teníamos previsto viajar a Los Dolomitas, decidimos improvisar de nuevo nuestro itinerario, siguiendo el consejo de otros autocaravanistas. Estando tan cerca, y como hacía mucha calor para viajar con dos niños a tantas ciudades por descubrir en Italia, decidimos averiguar por qué este lugar es un paraíso para viajar en autocaravana.

Unos montes declarados Patrimonio de la Humanidad

En tan sólo cinco días que duró esta ruta pudimos descubrir por qué este lugar ha sido declarado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, y es que se trata de una auténtica joya de la naturaleza.

Según descubrió a finales del siglo XVIII el geólogo francés Déodat de Dolomieu, esta cadena montañosa emergió del fondo del mar, por lo que se la considera como un arrecife de coral gigante que miles de años atrás estaba bajo el mar. Un mar de glaciares de los que en la actualidad tan sólo permanece el glaciar de la Marmolada, siendo éste el pico más alto de todos los montes dolomitas.

MaggieenDolomitas

De nuestra visita a los dolomitas resaltamos la belleza no sólo de las altas cimas (conocidas como Passo, como pueden ser el Passo Pordoi o el Passo de Sella (desde los que se puede ver justo enfrente el Glaciar de la Marmolada a una altitud que puede rondar los 2700 metros) o el Passo Falzarego …) y sus paredes casi verticales en ocasiones (como en la Reserva Natural de la Serra di Sottoguda), sino también los valles de un verde brillante bañados por ríos y lagos igualmente de origen glaciar que suelen acompañarse de carril bici, o como llaman “pista ciclable”, y por último la belleza de sus pueblos decorados con todo lujo de detalles…. En resumen, todo un espectáculo!
Aunque nos faltaron días para visitar este lugar (y además teniendo en cuenta que estábamos muy condicionados por las condiciones atmosféricas) destacamos los lugares que nosotros elegimos:

Lago di Caldonazzo

A unos 30 kilómetros al este de la ciudad de Trento se encuentra este lago que es el mayor de Los Dolomitas. Pasamos un día de relax en el camping Riviera situado justo en frente al Lago.

De este lugar además de unas vistas espectaculares, y en particular en el momento de la puesta de sol (momento en el que podrás disfrutar del lago al completo, ya que los turistas holandeses en su mayoría estarán cenando), te recomiendo un paseo en bici por la pista ciclable “Ciclabile della Vallsugana” de un total de 80 kilometros y muy poco desnivel. Empieza en Calceránica al Lago (donde se encuentra el Lago di Caldonazzo) hasta Bassano del Grappa, por lo que comunica las regiones de Trentino y Veneto. Además la vuelta se puede hacer en tren. Mas info aquí.

 

Valle di Fiemme

A la salida de Trento y antes de llegar a Cavalese, llegamos a este precioso valle. Siguiendo nuestro instinto paramos en Molina di Fiemme, junto a un parque infantil (muy bueno, por cierto) y donde empieza la pista ciclable que va en paralelo al río. Un paseo en bicicleta que nos llevó hasta la Cascada de Cavalese, un salto de agua precioso al que se puede llegar fácilmente con un amplio aparcamiento, donde incluso vimos alguna autocaravana aparcada en un lugar genial, como tantos en estos montes…

En la oficina de turismo nos dieron información de varias actividades a realizar este valle, especialmente indicadas para familias. Por lo que aprovechamos para realizar algunas y nos fuimos hacia Predazzo.

 

Latemar: La Montaña Animada

Latemar es un Parque de Actividades situado en la cima de una montaña, “La Montaña Animada”. Para acceder se ha de subir en telecabina, y en la cima se pueden realizar las actividades elegidas, o bien comprar un pack que te da acceso a todas. Nosotros elegimos el pack familiar y por 54 eur pudimos probar todo el parque, que incluye:

Telecabina, que sube hasta la cima “Gardone”, por un precioso recorrido rodeado de altos pinos y con vistas al pueblo de Pedrazzo, así como a todo el valle.
Trineo ”Alpine Coaster Cardoné”, con un recorrido espectacular por las vistas a la montaña, además de una buena dosis de adrenalina (pero no te preocupes, porque con el freno puedes controlar la velocidad en todo momento).
– Caída en Flotadores “Tubby

– Parque infantil de juegos “El reino del dragón”.
– Manualidades.
– Actuaciones programadas por la mañana en el Anfiteatro.
– Actuaciones de circo (aunque se realizaban en determinadas fechas que no coincidieron con nuestra visita).
– Telesilla: que sube hasta la cima “Passo Feudo”, desde la cual se puede acceder a una serie de senderos, miradores y actividades para realizar desde de la cima de la montaña y todos los alrededores. Para más información, se puede consultar la web de Latemar Unesco.

Rutas de senderismo temáticas por la montaña con el apoyo de un libro de juegos por cada ruta. Siguiendo unas señales y pistas durante el recorrido, se trata de contestar a una serie de preguntas, y así conseguir un premio. Como imaginas, los niños se divirtieron haciendo todas las pruebas, así que todo un acierto. Nosotros hicimos el sendero del pastor y el del Dragón de la montaña, y nunca habíamos hecho una ruta de senderismo más divertida que ésta, sin duda.

Este parque se encuentra a la salida del pueblo de Predazzo, donde pudimos hacer la pernocta en el espacio reservado para autocaravanas (7 eur/día).
Por último, junto a las taquillas de Latemar pudimos ver unas pistas de saltos de altura “Stadio del Salto”, donde se desarrolló el campeonato del mundo de saltos en el año 1990. Aunque estaban cerradas, pudimos imaginar la dimensión de los saltos y lo sensacional de estos saltos: impresionantes!

Lago di Fedaia

Después de un día sensacional continuamos nuestro recorrido para adentrarnos en estas montañas. Pasamos por pueblos con mucho encanto como pueden ser Canazei, con unas casas y hoteles decorados al detalle, y además con todos los servicios turísticos necesarios.

Nosotros avanzamos en busca del “lugar estrella” de estas montañas, el Glaciar de La Marmolada, como punto más alto y “helado” durante todo el año. Con una tarde lluviosa y nublada, llegamos para hacer la pernocta en un lugar que aunque algo “peligroso” por el momento, no dudamos en “dormir” en un sitio también muy especial.

Concretamente nos fuimos a lo alto del Lago di Fedaia y justo bajo el glaciar. Las vistas desde el lugar bien merecían la pena, a pesar de que las nubes no nos dejaban ver demasiado. Pero decidimos “arriesgarnos” con la tempestad, pensando que después vendría la calma para dejarnos disfrutar de este maravilloso lugar.

A la mañana siguiente, el tiempo no mejoraba y fuimos a preguntar al “telecabina” situado junto al aparcamiento. En realidad se trata de una “jaulas” más que un telecabina que suben al glaciar pero no hasta la cima, sino que a una altura de 2700 metros. El precio ida y vuelta es de 10 eur/adulto y 6 eur/niño.

Malga Ciapela

Pasando el Passo da Fedaia en dirección a Sottoguda, se encuentra el telecabina que sube hasta la cima del Glaciar. En la base (que se encuentra en Malga Ciapela) se parte de unos 1450 metros. Desde ahí hay tres subidas, la segunda llega a Serauta a 2950 metros (donde se encuentra el Museo de la Segunda Guerra Mundial) y la última en Punta Rocca, que llega hasta la cima a unos 3265 metros. Así que en toda la subida se puede pasar de unos 25 grados que teníamos en verano a unos cero grados en la cima….casi nada!!

El precio es bastante más alto que en la opción anterior (ida y vuelta por 30 eur/adulto y 15 eur/niño), pero tan sólo viendo desde abajo la altitud que alcanza el telecabina, creo que merece la pena, porque además éste si que es cubierto (más seguro y “calentito” que el del Lado di Fedaia).

Después de todo el día volvimos para hacer la pernocta en este lugar, ya que hay una explanada muy grande y perfecta para ello, rodeados de nubes y otras autocaravanas que estaban expectantes a que mejorase el tiempo, como nosotros.

GlaciarMarmoladaCoordenadas de pernocta junto telecabina del Glaciar “La Marmolada” N 46.427166 E 11.911213

Al día siguiente tuvimos que ceder en nuestro intento de subir a la cima porque no mejoraba el tiempo, así que tendremos que volver a este lugar para ver el único glaciar que aún se conserva de Los Dolomitas.

 

Sottoguda y la Rocca Pietore

Este pueblo se sitúa junto a Malga Ciapela y es otro de los imprescindibles de esta cordillera, no sólo por el pueblo en sí, sino porque desde el mismo se accede a la Serra di Sottoguda, un barranco esculpido por el propio glaciar.

Actualmente es una Reserva Natural, y con esa “excusa” se ha de pagar la entrada para visitarlo (precio 3 € el paseo de ida y vuelta o bien 5,5 € el recorrido en tren turístico en verano). Aunque nos pareció extraño pagar por pasear en la Sierra, el lugar (también conocido como Rocca Pietore) con un recorrido de unos 3 kilómetros, merece mucho la pena.

SerradiSottoguda

El pueblo, como la mayoría de los de alrededor, está cuidado al detalle con flores y elementos decorativos en todas sus fachadas. En la entrada del pueblo hay tiendas de forja y madera, principalmente, con figuras y souvenirs de todo tipo.

Nosotros aparcamos junto a una de estas tiendas, y desde ahí nos adentramos para conocer el pueblo y la sierra.
En la parte más antigua del pueblo, junto a la oficina de turismo, y en dirección hacia la sierra encontramos algo que nos gustó mucho, y es que aún se conservan las casas de madera del siglo pasado. Para representar mejor esa época, se decoran con muñecos de tela tipo “espantapájaros” que simulan personas que “pueblan” estas casas, muy curioso y para los niños muy divertido.

SerradiSottoguda

Cortina D’Ampezzo

Llegamos hasta esta ciudad pasando por Passo Falzarego, otro de los puertos de montaña desde el cuál se puede subir en telesférico mas alto aún para hacer trekking o disfrutar de las vistas.

Esta es la ciudad más céntrica de todos los Dolomitas, rodeada por completo de montañas y con unas vistas privilegiadas. Después de un paseo buscando algo en particular que hacer con los niños, llegamos hasta un parque infantil.

Nuestra sorpresa fue encontrar el “Palacio de Hielo”, unas pistas de patinaje sobre hielo, donde los niños se lo pasaron genial patinando e incluso pudimos ver un partido de entrenamiento de hockey sobre hielo.

Lago Misurina y Las Tres Cimas del Lavadero “3 Cime”

Llegamos al lago buscando de nuevo un lugar en plena naturaleza y nos quedamos maravillados con el lugar, un remanso de paz como otros pocos puedo recordar. Un lugar ideal para los amantes de la fotografía con la estampa de las “Tres Cimas” de fondo (lástima que a nuestra llegada las nubes no nos dejaban verlas).

Además a los niños les encantó los animales que encontramos a nuestra llegada, tanto por los patos del lago, como las vacas, burros y caballos que pastaban en los alrededores, con los que pudimos disfrutar aún más de este momento.


Cuando llegamos, las ganas que teníamos del lugar y la “emoción del momento” nos hizo confundir el aparcamiento junto al Lago con el Área de autocaravanas. Al día siguiente nos encontramos una multa que nos dejó claro que ese no era lugar para nosotros, pero al menos ya habíamos disfrutado el momento y la pernocta en ese maravilloso lugar…

LagoMissurina

Por otra parte, para subir al parking de las Tres Cimas en autocaravana se ha de pagar un “peaje” que cuesta 40 €, pero ya una vez arriba puedes “aprovechar” el pago para estar hasta 24 horas y dormir casi “en las nubes” disfrutando de unas vistas de lujo…o eso dicen porque a nosotros las nubes no nos dejaron ver las cimas con total claridad, así que decidimos ahorrar el “peaje”.

En definitiva, aunque empezamos esta ruta con un clima muy bueno, al final no pudimos ver todo lo que quisimos por las nubes que no se iban del todo (por otra parte, algo habitual en “estas alturas”). Así que tendremos que volver a este maravilloso lugar porque no olvidaremos fácilmente los días de nuestra ruta por “Los Dolomitas”, y “Maggie” menos aún, ya que ha sido un auténtico placer viajar a este lugar “en autocaravana” 🙂

Salu2 viajeros

La costa Oeste de Italia, el Lago di Garda y Verona

La costa Oeste de Italia, el Lago di Garda y Verona

La costa de Savona

El día 16 de nuestra ruta en autocaravana por Europa llegamos al país de Italia de una forma un tanto particular, como os contamos en el relato anterior del diario de viaje “Ruta por la Costa Sur de Francia hasta Mónaco”. Y es que cambiamos de país y llegamos a Italia, como punto intermedio hacia a otro país: Mónaco. Al día siguiente, decidimos seguir nuestra ruta por Italia, el tercer país de nuestra vuelta al mundo!!

Salimos desde el Camping “Por la Mar” en Latte de Ventiglimia buscando unas playas que no estuvieran demasiado “concurridas”, y es que aunque nuestra intención inicial era visitar San Remo, nos recomendaron una zona de la costa bastante menos masificada. Concretamente la costa de la provincia de Savona que discurre desde Varigotti hasta Varazzo.

Para llegar hasta Varigotti recomendamos coger mejor la autopista, porque una vez en Italia la diferencia entre autopista y la carretera alternativa es bastante considerable. Tal es  así que para trayectos más grandes es mejor ir más directos y disfrutar de las vistas a la costa desde “el balcón” que es la autopista, ya que va muy el alto, así que vemos los acantilados casi a vista de pájaro.

Cuando llegamos a Varigotti, la verdad es que acertamos con esta costa, ya que los pueblos tienen un estilo muy característico. Nos llama la atención por un lado la estética cuidada de sus calles (con casas cuyas fachadas son de colores con puertas y ventanas de palillería en verde), así como sus monumentos tan característicos como iglesias (con campanarios muy representativos de la zona) y castillos. Por otro lado, también nos resulta curioso la cantidad de motos que se usan por la zona aparcadas a lo largo de la costa, y por último nos resulta muy familiar y cercana la vegetación tan similar a la de Andalucía, con palmeras y flores de la zona mediterránea.

Noli

Destacamos los pueblos de Noli y Spotorno , aunque finalmente nos quedamos en un Área de autocaravanas a la entrada de Bergeggi. La cercanía a la playa es lo que más nos atrajo, porque con solo cruzar la carretera teníamos acceso directo , pero es que además contábamos con un túnel subterráneo a solo un paso del área. El precio es de 14 €/24 horas con servicio de aguas, y pizza a domicilio. En resumen, muy recomendable!

Esta playa sin duda es con la que más disfrutamos de toda la costa visitada en este viaje por lo cristalino de sus aguas, con una visibilidad increíble. Así fue como pudimos disfrutar del celeste de sus aguas con los niños hasta la puesta de sol, momento en que nos quedamos solos en la playa, toda para nosotros…

El día siguiente seguimos la ruta y pasamos por Savona, con un castillo muy bonito, pero preferíamos pueblos más pequeño, así que seguimos nuestra ruta hacia Celle Ligure, un pueblo que también merece mucho la pena. Como no teníamos plazas en el área de autocaravanas seguimos buscando, y es que en estas fechas era difícil encontrar aparcamiento. Finalmente llegamos a Varazzo, donde pudimos aparcar al final del puerto deportivo de este pueblo, a un buen paseo de la playa y del centro.

VarazzeMás tarde seguimos rumbo a Génova, con la intención de buscar un centro comercial para algunas compras que teníamos que hacer, y es que antes de adentrarnos en nuestro próximo destino “entre montañas”, teníamos que ir bien equipados.

Aunque teníamos intención de visitar la ciudad, y en particular Alejandro que quería conocer su famoso “Galeón”, la calor nos pudo y dejamos la visita atrás para coger dirección al Lago di Garda, y es que nos apetecía “un cambio de aires”. Tan sólo tuvimos ocasión de probar la famosa “focaccia” típica de esta ciudad, pero también muy común en el resto de Italia. Se trata de una especie de torta preparada con muchas formas y condimentos: riquísima!

 

El amanecer en el Lago di Garda

 

Llegamos al Lago di Garda tarde y lloviendo, así que aparcamos en un aparcamiento que teníamos de referencia y a descansar directamente. La suerte de viajar en autocaravana es que podemos improvisar el sitio donde “plantamos” nuestra casa, así por la mañana Javi se dejó llevar por la intuición y buscando un lugar desde el que poder ver el amanecer en el Lago llegamos hasta un aparcamiento para nosotros “solos” y en primera línea del Lago: Todo un lujo!!

AparcamientoLagodiGarda

Y es que cuando ves el Lago di Garda con una extensión tan grande y unas vistas hasta donde alcanza el horizonte, descubres un lugar que te invitar a descansar y simplemente escuchar los pájaros y el sonido del agua, y así fue como nos despertamos esa mañana, con el sonido de relax y con estas vistas…

No te puedes perder el amanecer o la puesta de sol en el lago, con un cielo que alcanza una mezcla de colores impresionante!

Sirmione

Nos fuimos a conocer este pueblo, imprescindible si visitas el Lago di Garda. Se encuentra en un lugar estratégico, justo en la punta de un istmo situado al sur del Lago. En realidad es más bien una isla, ya que su casco histórico está rodeado de agua por todo su alrededor, y para acceder se ha de cruzar un puente levadizo, construido así como mejor defensa de la ciudad antigua.

 

Has pasear por las calles de este pueblo, dejarte llevar por su casco antiguo, subir al castillo conocido como Rocca Scaligera (la gran fortaleza de la ciudad), puedes darte un baño en sus playas , visitar “Le grotte di Catullo” que son las ruinas del antiguo balneario que se remonta a la época romana (y es que este lago tiene unas aguas ideales para ello por su alta proporción en azufre), pero a los niños, lo que más le gustó de todo fueron los helados!! Y es que este pueblo tiene una larga tradición de helados artesanales, por lo que en sus calles encontrarás muchas “Gelateria Artigianale” donde encontrarás una amplia variedad de helados de leche o hielo con conos también de lo más variado: No te lo pierdas!

 

El Lago di Garda, nuestro “lugar de residencia”

Para conocer los alrededores dimos un paseo en bici en paralelo al lago, también muy recomendable para disfrutar de las vistas y elegir el mejor rincón donde descansar y darnos un baño a la vuelta. A lo largo del lago (en sus 52 kilómetros de largo y 16 de ancho) encontrarás pueblos de lo más variado. Nosotros paseamos también por Peschiera del Garda, un pueblo con una muralla que rodea lo que antiguamente fue la fortaleza, y actualmente se conserva en muy buen estado. Además la puesta de sol desde este pueblo es más bonita aún, si cabe.

En cuanto a oferta lúdica por los alrededores del lago había parques acuáticos y de atracciones como Gardemar. Nosotros elegimos hacer más vida en el propio lago y sus cálidas y saludables aguas, con nuestro “flotador familiar” y también jugar con los patos y cisnes del lago. Incluso trasladamos nuestro comedor al mismo lago, en el césped: éramos la envidia de todos cuando nos veían tan bien “equipados” jejeje… En resumen, unos días en el lago muy “entretenidos” y descansados.

 

Tan bien estábamos, que hasta Alejandro quiso “estrenarse” aquí con su primer lienzo al óleo que hacia sin la guía de su profesora, aunque ahora era el papa el que haría de instructor…

LagodiGardaparapintar

 

Verona

Llegamos al día 20 de nuestro gran viaje y decidimos celebrarlo en una ciudad como Verona, así que fuimos a pasear por la noche y a comer pizza, porque a los niños les encanta, tanto como a los papas una buena comida italiana.

Llegamos a la ciudad y paseamos por sus calles viendo la Necrópolis Romana de “Porta Palio” (junto a nuestro aparcamiento), el castillo “Castelvecchio que actualmente es sede del Museo de arte del mismo nombre, y aún no habíamos llegado a la Arena, la casa de Romeo y Julieta ni el puente de piedra, entre otros lugares que quería  conocer, cuando paramos a cenar.

 

Una anécdota para recordar

Cuando mejor estábamos, por cierto en un restaurante muy recomendable (Ostería Casa Vino), fue cuando nos pasó un incidente de lo más extraordinario y para recordar, o al menos que nosotros no olvidaremos y es que empezó a llover. En principio, nada sin importancia, el problema fue que empezó a apretar cada vez más fuerte y no había forma de que parase. Entonces fue cuando nos acordamos que habíamos dejado las claraboyas del techo abiertas!!! Así que empezamos a preocuparnos por momentos porque la lluvia se convertía en tormenta y además tan fuerte que después el agua se convirtió en granizo…inexplicablemente caían trozos de hielo y tan preocupados estábamos que  al final en plena tormenta Javi tuvo que ir a recoger nuestra autocaravana. Andando por las calles el agua le llegaba a las rodidas, así que tuvo que ir por la carretera donde había menos inclinación, así fue como por fin llegó hasta “Maggie” y se la encontró “inundada”. Tuvimos que apañarnos lo mejor que pudimos y pasar una noche “agitada” porque la lluvia no paraba! Pero como siempre, después vino la calma y nos tuvimos que despedir de Verona con ganas de conocerla mejor, pero quizás en otra ocasión.

Cambiamos de rumbo en dirección al norte, hacia los Dolomitas!! Pero esta será otra historia que te contaré con detalle en el próximo relato de nuestro diario de viaje. Hasta pronto y salu2 viajeros

Ruta por la Costa Sur de Francia hasta Mónaco

Ruta por la Costa Sur de Francia hasta Mónaco

Hacia el Mediterráneo

 

Terminamos nuestro décimo día del viaje con ganas de mar, así que nos fuimos rumbo a la costa con la suerte de que era domingo y todos los coches venían de vuelta. Llegamos a la región de Languedoc-Rosellón, directos a la playa de Narbona. En principio no encontramos sitio para la pernocta tan fácilmente, pero gracias a nuestro mejor aliado en este viaje (la aplicación “Park4night”) encontramos un área de autocaravanas genial en Saint-Pierre-La-Mer. Está situada en Fleury junto a unas marismas que son reserva natural, el Camping Municipal Pissevaches en primerísima línea de playa, por lo que a un paseo de la playa  (Precio del área en temporada alta 8 eur/24 horas + opcional de 2 eur/4 horas electricidad).

 

Al día siguiente hicimos un paseo en bici por el paseo marítimo hasta el centro urbano y nos dimos cuenta de que este lugar es ideal para nosotros porque no está demasiado masificado, además la playa es de arena fina y grandes extensiones. Nos encantaron las casitas a pie de playa que hacían del lugar una playa muy acogedora frente a otras tan turísticas. Lástima que el tiempo no nos acompañaba por las nubes y el viento, pero aun así los niños no dudaron en bañarse y jugar, encantados de haber llegado a la playa.

En la capital Montpellier

 

Aunque estamos en una región con muchos lugares por conocer como pueden ser Beziers o Sete (donde queríamos ver las esclusas del Canal di Midi), apostamos fuerte y nos fuimos a pasar la tarde a la capital de la región. Por cambiar de aires terminamos nuestro undécimo en esta gran ciudad, que nos impresionó por la majestuosidad de muchos de sus edificios y es que cuenta con hasta 106 edificios calificados como  ”Monumento histórico” .

 

Pasear por sus calles es una delicia desde los Jardines des Planes pasamos por la Plaza de la Comedia (donde se encuentra la Fuente de la que nos sobrecogió ver las dedicatorias a las víctimas del reciente atentado de Niza) , Grand Hotel du Midi, el Teatro de la Comedia, Hotel du Ville , la Puerta y Jardines du Peyrou donde acabamos con unas vistas privilegiadas a la ciudad y al acueducto de San Clemente. Un momento mágico el atardecer en ese lugar donde acuden muchos para respirar el ambiente de relax acompañado del sonido de los músicos callejeros que conseguían una acústica genial bajo el acueducto. Una ciudad que nos encantó, así como pasear de noche por la iluminación de luces azules en la Plaza de la Comedia…volveremos!!

 

(Coordenadas del parking para la pernocta en Montpellier N 43.6095 E 3.89611)

La Camarga y sus paisajes

 

Nos vamos hacia uno de los tantos pueblos “colgados” en esta zona, pero antes pasamos por una zona que ya conocíamos: La Camarga. Esta región se caracteriza por su paisaje de marismas que nos recuerda al Parque de Doñana. Para evitar autopista seguimos por las carreteras más auténticas, disfrutando del paisaje lleno de campos de arroz,  árboles frutales (nos pareció curioso la cantidad de puestos de fruta improvisados que aparecían por la carretera), viñedos como en toda Francia, muchos de ellos con el reclamo de cata de vinos invitando a las autocaravanas a entrar o incluso pernoctar. Esta práctica en muy habitual en Francia, habiendo incluso una web que aglutina las granjas y viñedos de Francia que hacen este tipo de oferta a los autocaravanistas, France Passion. Aunque pensamos sacarnos la tarjeta para hacer uso de este servicio, al estar pocos días por el país galo, mejor lo dejamos para otra ocasión con más tiempo.

Dejamos atrás ciudades que bien merecen su visita como Arlés o Nimes, pero habrá de ser en otra ocasión.

 

Les-Baux-de-Provence

 

Llegamos a este encantador pueblo situado en lo alto de una colina. Se trata de un pueblo incluido en uno de los pueblos más bonitos de Francia según la recopilación de la web “Les villes plus beaux du France”: un recopilatorio que suele acertar aunque también aviso que todos los turistas la consultan, así que imagínate como estaba….a reventar!!

Hacía una calor de muerte, así que después de subir las cuestas nos hicimos de un juego de pistas que nos dieron en la oficina de turismo y así la visita se nos hacía más amena…sobre todo a los niños!!

El pueblo bien merece su visita por sus vistas desde la cima, por el castillo (aunque no muy bien conservado otro de sus atractivos son las actuaciones y representaciones que hacen en su interior), y en general por sus edificios,  sus calles medievales y sus soportales. Pero de nuevo cogimos rumbo a la playa más cercana para refrescarnos después de comer.

 

Plage du Verdon en La Camarga

 

A nuestra llegada a esta playa, situada pasando Martigues, encontramos un lugar junto al aparcamiento principal (en el que estaba prohibido el acceso a las autocaravanas) que además de ser gratis, era lo suficientemente grande para poder estacionar, así que genial!! y es que íbamos algo “asustados” por la gran afluencia de turistas en esas fechas. Cuando llegamos a la playa aún nos gustó más, una playa de arena fina pero con rocas a los lados tipo cala y con acantilados a cada lado. Un paisaje que nos resultaba muy familiar, porque nos recordaba a las calas de Mallorca que tanto nos gustan, o como le llaman en Francia “Calanque”.

Nos quedamos el resto del día, y como excepción todo el día siguiente en el mismo sitio para disfrutar bien de lugar, aprovechamos para hacer snorkel y descansar. Como vimos que era costumbre en la zona, nos llevamos una cena “temprana” a la playa donde después del momento “puesta de sol”, cenamos en la misma arena: uno de los placeres del verano…

 

Llegamos a la Costa Azul: St Raphael

 

El día catorce nos fuimos hacia este pueblo, ya que nos habían dicho que tanto este como Frejus estaba muy bien, ya que en los últimos años se ha convertido poco a poco en un destino turístico de renombre. Se sitúa entre Saint Tropez y Cannes y cuenta con 36 kilómetros de costa además de varios puertos deportivos, así que en realidad no es fácil elegir entre tanto…

Aunque nos costó poder aparcar la autocaravana, finalmente lo conseguimos en una zona del puerto que hay al final del paseo marítimo, donde hay restaurantes a la salida del pueblo (por supuesto de pago, a 0,9 €/hora). Hicimos un paseo en bici por la costa para conocer bien el entorno y vimos como las playas iban variando por cada tramo, desde arena hasta cantos rodados …al final llegamos al puerto desde donde se pueden coger ferries a Saint Tropez, entre otros puertos. A la misma altura del puerto se sitúa por detrás la Basílica Notre-Dame-de-la-Victoire, de un estilo románico- bizantino que me recuerda en cierto modo a Florencia.  Pasamos la noria y llegamos a la estatua del arcángel St Raphael y desde allí, con las mejores vistas a este pueblo elegimos una playa de arena fina y pinos, que será el lugar donde nos damos el baño del día en un mar azul turquesa y aguas cristalinas.

 

Después nos vamos en dirección a Cannes por la costa, cruzando la Cornisa de Oro “Corniche d’Or”, donde nos quedamos sorprendidos por lo bonito del paisaje, con unas montañas rojizas que llegan hasta el mar convirtiéndose en calas que nos invitan a bucear en un escenario ideal para el submarinismo. No te pierdas las vistas de postal desde el mirador de Calanque du Petit Caneiret y la panorámica a la Isla de Oro “L’lle d’Or”, un paraje precioso!!

Por supuesto entre tantas calas no nos resistimos y bajamos preparados para una “jornada” de snorkel, pero que decepción nos llevamos cuando vimos el agua lleno de medusas…oooh! Por precaución para los niños “principalmente”, mejor en otra ocasión…

El glamour de Cannes

 

En las afueras de la ciudad  se encuentra, al parecer, el único camping y el único lugar donde era posible la pernocta para las autocaravanas: el Camping Parc Bellevue. Nos informamos de la forma de llegar al centro, ya sea por autobús al centro (que tarda unos 40 minutos), o bien un paseo en bici de unos 6 kilómetros con la mayoría del trayecto en carretera. Así que dejamos la visita para el día siguiente y aprovecharnos la piscina del camping, que por cierto está muy bien, incluso con jacuzzi…

El paseo en bici no era nada fácil, no por las cuestas (que apenas tenía), sino porque el carril bici era por un tramo muy pequeño, y cuando llegamos al paseo marítimo nos decepcionó por lo estrecho y la cantidad de gente!!! Además la playa era casi nula de lo estrecho que era, más bien eran piedras grandes con algo de arena.

Llegamos al Boulevard de la Croisette cuyo atractivo turístico se debe al glamour: sus palmeras, restaurantes,  cafés y boutiques de moda. Finalmente llegamos a la zona más cercana al centro, la “Belle Plague” donde  la playa  se ensanchaba algo más y justo enfrente se encuentran los  cruceros transatlánticos. Llegamos al puerto deportivo con unas vistas al castillo, al “Hotel de Ville”, al casino, la noria, y los hoteles más conocidos como el Splendid. Un escenario por el que no es de extrañar que esta ciudad fuera la elegida para celebrar el famoso Festival Internacional de Cine, entre muchos otros festivales.

Seguimos nuestro camino por la Costa Azul en busca de algún lugar donde hacer la pernocta, a ser posible gratuito: una utopía en esta zona de Francia, y además en estas fechas. Pasamos por la playa de Biot y todo está señalizado con prohibición para las autocaravanas, además las áreas por esta zona son escasas. Como no nos hacíamos a los horarios de Francia, cuando  intentamos entrar en un camping ya era tarde y estaban cerrados, así que finalmente llegamos a Niza y dormimos en un aparcamiento cercano al centro (próximo al tranvía frente a un Campo Deportivo – (Coordenadas del  aparcamento para la pernocta en Niza N 43.7117 E 7.28604)

En ruta por la Costa Azul hasta Italia

 

El día anterior a nuestra llegada a Niza pudimos ver desde la autopista los picos con azulejos de los edificios más representativos de esta ciudad al más puro estilo francés. Aunque ya la conocíamos, la imagen de nuestro paso por “las alturas” de esta ciudad nos deja con ganas de volver a pasear por sus calles y ver el azul turquesa de sus kilométricas playas… así es como amanecemos en Niza con intención de visitar el centro. La verdad es que los niños sabían de las noticias recientes del atentado en esta ciudad  y no querían estar allí, así que respetamos su opinión y con tristeza por lo pasado, seguimos rumbo al próximo destino. En nuestro camino hicimos algunas paradas para disfrutar de las vistas y hacer fotos recordando nuestra visita anterior a esta zona: Villefranche-sur-Mer (el puerto de referencia para visitar Niza, un lugar muy especial visto desde las alturas, pero más aún desde el mar), Èze (un pueblo “colgado” en la cima de una montaña con unas calles empedradas muy pero que muy estrechas, pero también encantador) y también las vistas a Mónaco desde La Turbie, con una panorámica que no te puedes perder.

 

Nos dirigimos a Mentón con intención de aparcar en el camping municipal, a pesar de que habíamos leído que no se admiten autocaravanas. Cuando nos disponemos a subir la cuesta desistimos porque veníamos varias curvas cerradas en cuestas muy pronunciadas, así que nos volvemos y buscamos un hueco en el puerto o alrededores. Como no tuvimos suerte, llegamos al próximo camping donde dejar la autocaravana y desde ahí llegar a Mónaco en bus o tren. Es curioso porque en pocos kilómetros cambiamos de tres países: de Mentón (Francia) cruzamos la frontera que aún se conserva con Italia (nos dicen que más por temas de “mafias” y “contrabando” que como frontera de país, así llegamos al camping “Por la Mar” en Latte de Ventimiglia (Italia) y desde ahí cogemos el tren para bajarnos en Mónaco!!

Después de nuestra visita a Mónaco volvemos a Mentón para conocer este precioso pueblo que aunque actualmente es francés en mucho tiempo atrás perteneció a Italia, de ahí que el estilo arquitectónico de sus fachadas sea muy similar a los pueblos italianos de los alrededores, con fachadas de colores y puertas de palillería tipo mallorquinas. Su playa también de un azul celeste muy bonita, donde además los niños disfrutaron con sus cantos rodados buscando “la piedra perfecta”. Aquí fue donde nos despedimos de Francia con tristeza, porque s un pais que nos encanta ( y más aún para viajar en autocaravana ), pero también alegría por lo que está por venir: Au revoir France!!

 

Un paseo por Mónaco

 

Llegamos en tren en unos 15 minutos desde Mentón Garavan porque desde el camping tenían un servicio de transporte directo a la estación más cercana (por 2,5 €/adulto y 1,5 €/niño). El tren nos costó unos 16 € los cuatro, y en tan sólo cuatro paradas disfrutando de unas vistas de lujo, ya estábamos en Mónaco. Nos pareció curioso la cercanía del tren a la costa a lo largo de toda la Costa Azul, así sin duda es una muy buena opción para desplazarte por esta zona.

Cuando llegamos a Mónaco hicimos un paseo sin prisas por este pequeño pero particular país empezando por la pequeña iglesia “Chapelle de Saint-Devote” patrona del Principado.

Es increíble el derroche de lujo que se respira en todo el país, empezando por el puerto donde están los yates más lujosos, con hasta tres plantas de derroche… justo enfrente de la salida de la estación de trenes. Desde ahí vamos paseando por el club náutico cuyo edificio tiene forma de barco, y en los bajos frente al puerto está la exposición de coches de lujo de todo tipo, desde reliquias antiguas, hasta los más modernos y lujosos modelos y marcas que puedas pensar. Después de disfrutar de las mejores vistas a Montecarlo, incluido el Palacio de los Príncipes, llegamos al casino pasando por las carreteras que teníamos en mente como pistas del gran circuito en que se convierte este país, con escenarios como el famoso túnel donde se encuentra el auditorio o las pronunciadas curvas detrás del casino, entre otros.

Así es como hasta ahora hemos pasado por dos países en Europa, pero ya estamos en el tercero, así que pronto te contaremos más avances.

Y como siempre, si te ha gustado nuestro relato, no te cortes y déjanos un comentario 🙂

Salu2 viajeros