0Shares

Seguro que cuando piensas en hacer un gran viaje, lo primero que se te viene a la cabeza es cómo vencer tus miedos a viajar en familia.. ¿Como superar los obstáculos para viajar ?

Además, pensarás que ahora con la crisis que está por venir por el covid-19 no es el mejor momento para pensar en un gran viaje. Pues precisamente creo que ahora es el momento. Porque si algo nos ha enseñado la pandemia es que la vida se puede ir fácilmente.

Eso precisamente me pasó a mí: Tuve que pasar por una situación límite como fue un accidente de tráfico para darme cuenta de que:

La vida no tiene repuesto por eso cada cuál ha de elegir bien qué hacer con la suya Clic para tuitear

Confieso que yo también tuve muchos miedos a lo que hacer frente. Y es que desde el momento en que decidimos lo que queríamos hacer, tuve que hacer frente no solo a mis propios miedos internos, sino también a los que nos metían los demás.

Pero, ¿Quién no te dice que hasta en tu “zona de confort” tendrás imprevistos?

Por ejemplo, ¿Quién se podía imaginar que tuviéramos que enfrentarnos a una situación tan excepcional como el coronavirus? Esta experiencia ha de ser un nuevo aprendizaje de la capacidad humana y de lo valiosa que es la vida. Por eso, bien merece la pena enfrentarnos a nuestros miedos, no crees?

¿Cuáles son los principales miedos que tendrás que superar si quieres hacer un gran viaje?

Si sigues leyendo, te cuento los obstáculos más comunes y cómo podrás hacerles frente: Vamos?

Vencer los miedos antes del viaje

El miedo a dejar tu trabajo para hacer el viaje

Si en tu caso has de dejar atrás tu actual trabajo para hacer el viaje, la excedencia es tu mejor opción!

¿Y qué pasa si no me conceden la excedencia? Pues precisamente ese fue mi caso!

¿Te está gustando este artículo y quieres recibir los próximos en exclusiva?

Guia como financiar un gran viaje

Recibirás este regado de bienvenida!!


RESPONSABLE: Natividad Ramírez Herrero. FINALIDAD PRINCIPAL: Envío de nuestros artículos del blog, así como el aviso de nuevos servicios, algunas de las cuales podrían ser de carácter comercial. LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. DESTINATARIOS: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas. INFORMACIÓN ADICIONAL: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra  Política de Privacidad y Aviso Legal.

Yo tenía un trabajo indefinido monótono en una gran consultora y totalmente incompatible con el viaje que quería hacer. No era lo que quería en mi vida, así que pedí una excedencia por 3 años, el tiempo que pensaba duraría el viaje. Después de meses de espera sin respuesta, tenía que tomar una decisión y la tomé!!

Recuerdo que era finales de abril de 2016. Estaba sentada en la mesa de mi oficina llena de expedientes que tenía que terminar. Había escrito ya varios correos a mi jefa, y no tenía una respuesta clara. Nos habíamos marcado como fecha de salida en cuanto acabara el colegio de los niños. Se acercaba la fecha y no sabía que podría hacer con mi trabajo. Después de todo, el viaje seguramente me cambiaría la vida. Cuando decidí escribir a recursos humanos, de inmediato me llamaron para hablar de las alternativas. El proceso se iba a alargar más de lo que yo quería y que no sería tan fácil. A esas alturas, en mi interior ya no tenía tan claro que a la vuelta del viaje quisiera volver. Si por entonces quería un cambio, te imaginas cuando volviera? Entonces, decidí renunciar!

Una decisión drástica que la verdad me costó hacer. Pero ese día, cuando tenía que firmar la renuncia, la verdad es que  me temblaban las manos. Estaba segura de que era lo que quería hacer, pero hacer eso en plena crisis también era una locura. ¿Y sabes qué? Después de hacerlo mi jefe me reconoció la valentía que había tenido y me dijo que cuando acabara el viaje, contara con el trabajo: ¿Quién me lo iba a decir?

 

El miedo a dejar tu casa

Si tienes una casa y además está hipotecada será otro obstáculo a superar. Lo mejor es alquilarla, no sólo porque podrás cubrir el gasto de la hipoteca (y con suerte hasta te puede sobrar dinero), sino porque lo mejor es que hay alguien en casa mientras estas fuera. Así que yo también por esa decisión! Y aunque parezca sencillo, te puedo asegurar que cuando te llega el momento de desalojar tu casa y darle las llaves a nuevo inquilino, no será nada fácil!

¿Dejar tu casa en manos de un extraño por tanto tiempo? ¿Y si le pasa algo mientras viajo? ¿Y si no me paga y no puedo cubrir la hipoteca? Son muchas las dudas, pero al final,  es cuestión de minimizar riesgos con una buena fianza y unas buenas condiciones.

¿Y cuánta gente no decide alquilar su casa por otro motivo? No es el fin del mundo!

 

Miedoviajeenfamilia

El miedo a decírselo a la familia

Este será el primero de todos porque cuando tienes un sueño es muy fácil darle forma en tu cabeza, pero cuando llega el momento de decirlo en voz alta ufffff

El apoyo de los tuyos será importante y de mucha ayuda pero te sorprenderás cuando llegue el momento. A la mayoría de los viajeros que conocimos les pasaba que no contaban con ese apoyo, pero esto no debe condicionar tu viaje. Es más, tendrás que aprender a lidiar con eso porque ya te anticipo que seguramente ese sea también tu caso. Por eso te recomiendo que no des el paso de contarlo hasta que no estés segura al 100% y tengas ya una plan definido, como te conté en el artículo Planifica tu gran viaje en sólo 5 pasos.

Y por otro lado, siempre apóyate en quienes estén de tu lado e ignora a los que no te lo pongan fácil. Después de todo, tu eres la única responsable de elegir cómo vivir tu vida, no crees?

 

El miedo a no tener todos los preparativos para el viaje

Esto es algo que cuando empiezas a darle forma al viaje, te preocupará. Son muchas gestiones por hacer y muchas cosas que llevar o dejar en casa. Además, los últimos días serán caóticos con la mudanza, así que lo mejor es adelantar lo que puedas. Y también piensa que allá donde vayas, podrás comprar la mayoría de lo que necesitas.

Encontrarás muchas lista de cosas que llevar y tendrás que decidir en la mudanza que llevarte y de lo que puedes prescindir! Pero después te darás cuenta de que salvo el pasaporte y las tarjetas de crédito, casi todo lo demás puedes comprarlo durante el viaje, así que relájate!!

Y si en última instancia te falta, no te preocupes, que también hay solución ¡

De todos modos, en breve tendrás un artículo más detallado con lo que puedes considerar para llevar en tu gran viaje.

Vences los miedos durante el viaje

El miedo a no gestionar bien la educación a distancia de los niños

Quizás para tí, también éste puede ser un gran dilema durante el viaje. Y es que de repente, tendrás que asumir el 100% de la responsabilidad de la educación de tus hijos.

¿Pero sabes qué? Después de todo, nos dimos cuenta de que todo lo que aprendes en un gran viaje es mucho mejor que lo que puedas aprender en un libro con creces.

“El mundo es como un libro abierto por explorar”

Los estímulos del propio viaje harán que los niños aprendan sin darse cuenta, y es como ya te conté en el artículo¿Crees la educación de los niños te impide hacer un gran viaje?

El miedo a tener algún problema de salud

Este suele ser otro impedimento a viajar, especialmente a lugares donde se cree que no habrá servicios médicos. Pero piensa que allá donde vayas también hay gente ¿Y cómo solucionan ellos sus enfermedades? Lo que sí te recomiendo encarecidamente es viajar asegurado, y más aún con niños . Yo te puedo recomendar lo que conozco que es el Seguro de viajes de IATI .

Miedo a viajar

De hecho, días antes de salir mi hija se cayó y le escayolaron los dos brazos: y es que los accidentes son inevitables!

Pero, en mi caso desde antes y durante los 3 años del viaje siempre he usado este seguro y cuando hemos tenido algún problema de salud, nos lo ha cubierto sin problemas tanto la atención como el tratamiento: Un acierto viajar seguros!

En mi caso también me inquietaba que quién se enfermara durante el viaje fueran las abuelas (porque ya tenían una edad más avanzada). Sin embargo, durante el viaje me ha tranquilizado pensar que al menos  el seguro de viajes me cubría el billete de avión de ida y vuelta en caso de enfermedad o accidente grave de un familiar en España.

El miedo a que te roben

Esto es algo a lo que todos tememos, incluso sin viajar. Aunque la verdad es que al estar viviendo por el mundo estás mucho más expuesta. Para sentirte más segura, tan sólo tendrás que tomar las medidas de seguridad que tomarías en cualquier lugar inseguro al que vayas. No es más! Quizás pienses que viajar a Sudamérica o a determinadas ciudades, por ejemplo, es muy arriesgado. Y efectivamente, en algunos lugares del mundo estarás más insegura que en otros, pero esto no ha de ser impedimento para que vayas. Por eso, yo aprendí a tener especial cuidado de dónde y cómo moverme en las grandes ciudades, que es donde suele haber más riesgo de que te roben. Evita llamar la atención, por ejemplo, con accesorios de “lujo” y sobre todo, has de ser muy observadora y seguir a tu instinto.

Y es que todo es muy relativo. Recuerdo que en Centroamérica, mientras viajaba de un país a otro, todo el mundo me advertía de lo peligroso que era el siguiente país!

Y es que la gente vive con miedo a moverse de su lugar. Pero en realidad el miedo no es más que ignorancia, porque después de más de un año viviendo por Latinoamérica me dí cuenta de que todos los que me advertían de lo peligroso que era viajar a “tal o cuál” país, realmente lo decían por lo que veían en las noticias, pero realmente nunca había viajado allí. Entonces, ese tipo de opiniones no son muy válidas, no crees?

“En el mundo hay personas buenas y malas, pero los buenos son más y mucho mejores” Clic para tuitear

Además, todo es cuestión de probabilidades. Por ejemplo, en mi caso, después de más de tres años de viaje tan sólo me han robado en dos ocasiones y en las dos fue porque “baje la guardia”. Y sabes lo que me robaron, lo suplí con un buen seguro (como mi Seguro de viaje  ) que no sólo me cubrió cuestiones de salud, sino también robo de equipaje, tarjetas de crédito, documentos e incluso la pérdida de las llaves de tu vivienda. Así que viajando con seguro es más el inconveniente del “mal rato” y de hacer la gestión, pero lo que es daño “material” te lo cubrirá el seguro.

El miedo a no tener dónde dormir

Muchas de las preguntas que me llegan son en relación a esta cuestión. Si viajas en autocaravana u otro vehículo te sorprenderá la cantidad de Apps o webs donde podrás encontrar información de puntos de pernocta. Durante mi viaje, aún viajando en lugares donde no había campings o áreas de autocaravana, nunca tuve problemas para encontrar un lugar. E incluso en los países que cuentan con servicios como Europa, Norteamérica, Australia o Nueva Zelanda, mi objetivo siempre era hacer la pernocta sin pagar y para eso, lo mejor es usar estas Apps y preguntar a otros viajeros o gente local. Y en última instancia, siempre nos quedaba la propia policía del lugar donde fuéramos.

Si vas a viajar sin vehículo, como cuando estuvimos en Asia, solía planificar el alojamiento casi sobre la marcha con Booking  o Airbnb  y nunca he tenido problemas! Quizás después de alguna “mala experiencia” por Asia, te puedo recomendar que si puedes, reserves sin pagar y una vez que le eches un ojo al lugar te quedes J

El miedo a tener algún problema en la autocaravana durante los envíos transatlánticos

En mi viaje hicimos el envío de nuestra autocaravana en un barco de cargo en tres ocasiones (en dos para envíos transatlánticos). Es un riesgo que pueda pasarle algo tanto al barco, como al propio vehículo (porque además lo entregas con las llaves puestas… Esta historia bien merece la pena un relato por sí solo porque no es nada fácil). Pero por resumirte, te diré que con ciertas medidas de prevención, en las tres ocasiones no hemos tenido ningún problema!

Aquí te dejo un vídeo antes del primer envío que hicimos donde te cuento algunos consejos que puedes seguir:

El miedo a tener averías en la autocaravana

Ya te aviso que si viajas con un vehículo, tendrás que visitar muchas veces el taller durante el viaje. No solo por el mantenimiento, sino por averías… de hecho, es parte del viaje.

Ya no recuerdo cuántas veces tuvimos que ir. Y aunque no lo creas, siempre recuerdo la “facilidad” con que resolvieron muchas averías. Como aquella vez en Bolivia que , gracias a nuestro amigo Saúl, nos hicieron una pieza a medida e incluso la instalaron por sólo 30 euros, o aquella ocasión en la autopista mexicana hacia Oaxaca cuando nos quedamos tirados y de repente, llegó un “mecánico” y nos lo arregló directamente poniendo un manguito improvisado y sólo nos cobró ”la voluntad”.

Pero la avería que nunca olvidaremos fue aquella grave en la autocaravana en Yukón, precisamente en uno de los territorios de Canadá más recónditos: a más de 450 kilómetros de la ciudad más cercana!!

Tuvimos que hacer frente a una avería que nos tuvo mes y medio esperando a que llegaran las piezas desde España. Y ¿sabes que te recomiendo en un caso así? Nosotros aprovechamos ese tiempo para conocer a mucha gente en Whitehorse. Cuando estás en problemas y pides ayuda, la recibes como por arte de magia!

Y así fue como mi marido consiguió un trabajo “improvisado” para unos arreglos de construcción en dos casas con los que no solo consiguió el doble de lo que necesitamos para pagar la avería: le dimos la vuelta a la tortilla!!

En este sentido te aconsejo que te hagas de un set de piezas de recambio que vas a necesitar seguro en el tiempo de tu viaje. Si sales de Europa (como en nuestro caso en América, difícilmente tendrán algunas de estas piezas). Nosotros, le consultamos a nuestro taller de confianza y además de comprar lo que nos recomendó, cuando teníamos alguna visita. También cuando volvimos a casa por navidades, aprovechamos para “reponer” las piezas.

miedo a las averias en el viaje

El miedo a quedarte sin dinero

Desde que decidas hacer un gran viaje, te aconsejo “apretarte bien el cinturón” y ahorrar en todo lo que puedas. Además, tendrás que dejar un colchón para imprevistos no solo para el viaje, sino también para la vuelta a casa. Porque llegarán muchos imprevistos…

En este sentido siempre me acuerdo de tantos viajeros argentinos que conocimos que hacían el viaje sin apenas ahorros. Aunque no lo creas, lo iban haciendo con lo que conseguían en el camino. Siempre recuerdo lo que me dijo mi amigo Norberto:

“Cuando te quedas sin dinero, empieza un nuevo viaje”

En una situación de “crisis” es cuando de verdad tu imaginación empieza a trabajar y un sinfín de oportunidades se abren paso. Por eso no has de temer a eso, porque eso así es la vida misma, no crees?

Siempre te queda la opción de parar por un tiempo y trabajar en la ruta. Verás cómo a lo largo del propio viaje encontrarás muchas opciones.

El miedo a tener un problema y que no me entienda la gente local

En mi caso, te diré que el inglés me ha servido de ayuda en los 43 países de los 4 continentes por los que viajamos. Es más, te diría que ha sido en muy pocas situaciones en las que no pudimos entendernos en inglés. Por ejemplo, en las zonas más rurales de Grecia o algunos países de Europa del Este. En Asia, Marruecos y casi toda Europa, con el inglés no tendrás problema. Así que si piensas en hacer un viaje largo, te recomiendo que te pongas a “repasar” el idioma.

En nuestro caso, aproveché el viaje para que nuestros hijos mejorasen su nivel de inglés. Carla, que desde siempre ha sido muy parlanchina, en cuanto pisamos el suelo asiático, de repente se soltó con el inglés. Pero después en Australia y Norteamérica, mejoró su nivel aún más. Así que si le pones ganas, el propio viaje te servirá de ayuda.

Y si tu nivel de inglés no es bueno, no te preocupes, porque ese es el caso de mi marido. Él, prácticamente con un nivel cero de idiomas, se ha manejado sin problemas en las compras básicas, gasolineras, etc. Usaba el traductor de google que está en cualquier móvil. Y como plan B, siempre se quedaba el lenguaje no verbal.

El miedo a tener algún accidente

Al estar tanto tiempo viajando, y más aún si viajas en tu propio vehículo, tienes el miedo de que pase algo en la carretera. Además en países o rutas donde tienes que hacer algunos trayecto en carreteras que no están en las mejores condiciones, o incluso en pistas de tierra, imagínate!

En muchas ocasiones teníamos el miedo de que la autocaravana se quedara no pudiera seguir o se averiara en medio de la nada. De hecho, nos pasó en la carretera austral de Chile que se quedó enterrada en una pista en construcción. Era una carretera de grava (más bien de cantos rodados) que no estaba bien compactada. Nos quedamos enterrados con el vehículo totalmente inclinado y cada vez se iba enterrando más. Así que después del susto, Javi se fue a buscar a alguien para que nos remolcara. Suerte que a unos kilómetros encontró una de las maquinas que estaban haciendo los arreglos y directamente nos remolcaron: los niños y yo aplaudimos cuando vimos a papá llegando en la maquina al rescate jejeje

Después de todo, suerte de que no fue en un precipicio: para habernos matado!!

Así, en el viaje al igual que en “tu zona de confort”, podrás tener accidentes, y ambos casos podrás solucionarlos!

Miedo accidente en el viaje

El miedo a perderse

En caso de perderte, a mí siempre me ha funcionado lo más fácil: preguntar a  la gente. Así que tranquila, porque siempre habrá alguien dispuesto a ayudarte. Tan sólo tendrás que anotarte en una hoja o libreta el lugar y la dirección a dónde quieres ir (escrito en la lengua local) y ya sabes: todos los caminos llevan a Roma!

También te recomiendo una App que  he utilizado durante todo el viaje: maps.me.  Es muy útil porque funciona incluso sin internet (una vez que te descargas el mapa de la zona donde estás). Así que puedes guardarte el lugar a donde quieres ir con un marcador y así poder ir fácilmente. Es súper práctica incluso para planificar el itinerario!

El miedo a querer volverte a casa

El un viaje largo no sabes lo que te espera ni cómo van a ser tus sentimientos o emociones. Puede ser que no aguantes estando lejos de tu familia y amigos. Puede ser que realmente te des cuenta de que no es lo que querías. Pero, ¿sabes qué? Siempre es mucho mejor probar a hacer lo que quieres y dejarte llevar. Siempre hay tiempo para rectificar y volverte atrás.

¿Quieres saber algo que aprendí mientras estaba viajando?

“Ningún viajero se arrepiente de haber emprendido un gran viaje, pero sí de no haberlo hecho antes” Clic para tuitear

El miedo a no llevar bien la convivencia

Si vas a hacer un viaje acompañado, la convivencia a veces se hará difícil. Es más, en más de una ocasión he oído de muchos que no creen que fueran capaces de aguantar tanto tiempo “confinados” en un espacio reducido. En mi caso te diría que nunca he tenido la sensación de poco espacio en mi autocaravana porque lo mejor es aprovechar bien los espacios y aunque reducidos, contábamos con distintas “estancias”: dos habitaciones, baño, cocina y salón convertible en cama extra y aula de estudios jejej

No, en serio, lo importante es respetar los espacios y un tiempo para cada uno!

Además, por ejemplo, después de la cuarentena ¿Quién pensaría que estaría “encerrado” literalmente por tanto tiempo en casa? Una prueba creo que mucho más dura que la convivencia de 3 años en una autocaravana. Y es que en mi caso, yo siempre decía que:

“Al viajar en autocaravana mi casa es pequeña, pero tengo por jardín el mundo entero” Clic para tuitear

supera el miedo a viajar en familia

Vencer los miedos al final del viaje

El miedo a la vuelta a casa

Este es sin duda el peor momento de todo gran viaje: el final!

Aunque también puede darse el caso de que todo te vaya tan bien, que decidas no terminarlo sino que el viaje se vuelva como tu modo de vida. Si es así, felicidades!!

Si no, en mi caso la verdad es que la vuelta ha sido complicada porque después de hacer un viaje con total libertad imagínate!

Pero también es verdad que después de todo has de hacer lo que realmente quieres y lo normal es que pasado un tiempo, el cuerpo te pida volver a casa. Y es ese caso, eso hará la adaptación más fácil.

El miedo a no tener trabajo después del viaje

Como es normal, también tendrás esa inquietud, como nos pasó a nosotros.

¿Pero sabes qué? El propio viaje te hará afrontar la vuelta con mucha ilusión, proyectos e ideas, y eso te será muy favorable para encontrar una solución a la vuelta.

En nuestro caso, tanto mi marido como yo volvimos sin planes de trabajo. Pero será que la suerte es para los valientes porque a sólo meses de volver a casa, a los dos nos han ofrecido empleo en nuestros antiguos trabajos. Y no creas que mi caso es un golpe de suerte, de hecho suele pasar así porque el propio viaje es un emprendimiento en sí, así que cuando todo acabe volverás con mucha más ilusión e ideas para hacer cosas incluso por tí misma.

El miedo a la adaptación al colegio o instituto

Igual tú también te cuestionas esto porque después de todo, tus hijos también tendrán que hacer una buena adaptación. Tranquila, te puedo asegurar que los niños tanto en el viaje como después son muchos más flexibles para adaptarse a todo. Y cuanto más jóvenes mejor!

En cuanto al ingreso al nuevo sistema, lo harás fácil y rápidamente porque te harán el acceso de manera extraordinaria.

En cuanto al nivel de estudios, te puedo asegurar que durante el viaje van a crecer en todos los sentidos y no tendrán problemas por los contenidos (independientemente del sistema que elijas).

 

¿Cuáles son tus miedos a hacer un gran viaje en familia?

Como ves, encontrarás muchas situaciones complicadas.. ¿Y si pasa tal? ¿Y si pasa cuál?

Como madre o padre, sentirás una carga de responsabilidad aún mayor por haber llevado a tus hijos hasta “estas” situaciones.

Encontrarás muchas piedras en tu camino: obstáculos e  imprevistos que a veces te harán dudar de si tomaste la mejor decisión al emprender un viaje, o quizás hubiera sido mejor quedarte más tranquila “en tu zona de confort”. Pero yo pienso que hay que ser consecuente con lo que cada uno quiere por encima de todo ¿no crees?

“Con los años he aprendido que cuando una toma una decisión, el miedo disminuye; saber lo que hay que hacer hace que el miedo desaparezca.” Clic para tuitear

Y a ti, ¿Cuál de todos los miedos es que te impiden viajar en familia? ¿Qué crees que es lo peor que podría pasarte en el viaje?

Gracias por contarme lo que tú crees en los comentarios de más abajo !

Salu2 viajeros!!

0Shares

A %d blogueros les gusta esto: