0Shares

Desde que nos planteamos dar la vuelta al mundo, la educación en un gran viaje como el nuestro fue de las cuestiones que más nos preocupaban. Es más, aun teniendo siempre en la mente el sueño de hacer un gran viaje, no nos lo planteamos realmente en serio hasta que vimos que había una alternativa que nos posibilitaba hacer un viaje por tanto tiempo y que nuestros hijos siguieran escolarizados todo el tiempo. Y y ahora te cuento como surgió todo….

Un viaje es siempre la mejor de todas las escuelas Clic para tuitear

La elección del sistema de educación a seguir en el viaje

No olvidaré nunca un día de verano del año 2015 en el que estaba leyendo blogs de viaje, cuando, de repente me topé con el blog de una familia, Cuatro por el mundo. Ellos (con dos niños gemelos de por entonces 10 años) estaban haciendo un viaje por Sudamérica siguiendo un sistema de educación reglada a distancia. Para mí fue como una revelación, y de inmediato lo compartí con mi pareja: ahora quizás sea posible plantearnos cumplir nuestro sueño de viajar por el mundo!!!

Mi sorpresa al “soltarle” esta idea “loca”, fue que Javi aún me dio más alas. Y así fue como empezamos a pensar que quizás sería posible… Desde que conocimos “virtualmente” a esta familia, es como que nos picó algo en el interior. Se sembró una semilla que empezó a crecer más y más, hasta que en octubre de 2015 decidimos hacer este viaje.

Con el Worldschooling el mundo es tu escuela

Hasta entonces ni siquiera nos planteamos en serio hacer un gran viaje porque pensábamos que los niños tenían que estar escolarizados y no había ninguna alternativa viable para viajar con niños por tanto tiempo cumpliendo dicha exigencia.

La verdad es que continuamente recibo mensaje de otras familias preguntándome por el sistema de educación que hemos seguido en nuestro viaje de vuelta al mundo. Y es que yo soy de la opinión que no hay nada como apoyarte en los consejos de quien ya lo ha hecho en primera persona. Por este motivo, tras nuestra vuelta a casa, y tras empezar a madurar lo que ha supuesto este viaje para toda la familia, tenía claro que éste era el primer punto que quería compartir contigo.

Otras formas de educación son posibles

Imagino que cuando piensas en hacer un gran viaje con tus hijos, ya estás decidida a salir de tu “zona de confort” con todo lo que ello conlleva. Es decir, el pensamiento más común en esta sociedad es que los niños han de seguir un sistema de educación reglada en un centro presencial. Al igual que el pensamiento más común en la sociedad es que cada uno ha de “resignarse” y seguir las pautas que te vienen marcadas.

Estarás conmigo cuando te digo que el mero hecho de plantearse hacer algo distinto a lo que viene definido por la Sociedad es algo “atrevido”. Pues imagínate como padres, lo que supone plantearse dejar toda una vida “aparcada” para atreverse a hacer un gran viaje!!

El que haya llegado a ese punto, y se lo haya planteado en serio, ya tiene mi enhorabuena!

Pero, desafortunadamente, también te aviso que si sigues por ese camino, en adelante lo que te espera es tener tu mente abierta porque siempre y casi para todo  “otras formas son posibles”.

Así que ahora también te vuelvo a dar la enhorabuena porque efectivamente, y aunque muchos te digan que no son legales, me consta que es posible seguir otras formas distintas a la asistencia a un centro educativo.

¿Te está gustando este artículo y quieres recibir los próximos en exclusiva?

Guia como financiar un gran viaje

Recibirás este regado de bienvenida!!


RESPONSABLE: Natividad Ramírez Herrero. FINALIDAD PRINCIPAL: Envío de nuestros artículos del blog, así como el aviso de nuevos servicios, algunas de las cuales podrían ser de carácter comercial. LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. DESTINATARIOS: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas. INFORMACIÓN ADICIONAL: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra  Política de Privacidad y Aviso Legal.

Y ya no solo por mi caso en particular, sino que como suele pasar, cuando tú estás en una situación en particular (en este caso fuera del sistema educativo convencional) cada vez conoces a más gente que está en la misma situación que tú. Así que te das cuenta que salir del sistema “convencional” no es tan excepcional, después del todo. ¿Y por qué no?

Lo mejor es aprender de la experiencia

Todo es relativo, así por ejemplo, el Homeschooling en Australia no sólo es legal, sino necesario porque en determinadas zonas del país más recónditas no es posible tener escuelas para cubrir todo el territorio. Por lo que se presenta como la única alternativa y la educación de los hijos queda en manos de los padres.

En España, con suerte, cada vez hay más padres que se atreven y se plantean  “otra forma de educar”. Y estas otras formas de enseñanza son ideales para seguir en un gran viaje. No obstante existe mucha controversia en este sentido:

Por un lado según la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor es obligatorio la escolarización de los menores desde los 6 hasta los 16 años.

Por otro lado, el artículo 154, 1º del Código Civil establece que la patria potestad de los padres comprende los deberes y facultades de educar y procurarles una formación integral a sus hijos. En este caso se habla de educación en sentido amplio, y no de escolarización.

Además, el artículo 27. 1 de la Constitución Española establece que “Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.”

Así que dado que la Constitución, además como ley de mayor rango, establece el derecho a la educación y también la libertad en su forma, podemos decir que en este sentido, en España hay un vacío legal en cuanto a la forma de escolarización. Desde aquí surgió mucha controversia con este punto, hasta que el Tribunal Constitucional, aclaró que no hay vacío legal y que la escolarización debe ser en centros homologados por el Estado. Por lo que conforme a la normativa sobre homologación de centros, se podría decir que en España tan solo cabe la escolarización presencial, y como excepción, el sistema de educación reglada a distancia que seguimos nosotros, CIDEAD.

El colegio mientras viajas es el propio viaje

 

Opción de educación reglada a distancia: Cidead en España

Nosotros optamos por esta alternativa, teniendo en cuenta nuestra situación personal.

Cuando planificamos el viaje no teníamos ni idea de cómo afrontar la educación de dos niños de 7 y 9 años, por entonces. Nuestra idea inicial (y la que finalmente hicimos) era hacer un viaje de 3 años. Y cuando empezamos ellos habían terminado  2º y 4º de primaria, respectivamente. Esto suponía que con la edad de nuestros hijos, durante el viaje la mayor tendría que cursar 5º y 6º de primaria, y en el tercer año pasar a secundaria.

Por una parte, nosotros no tenemos ningún tipo de formación como profesores, no nos sentimos capacitados para tomar las riendas de la educación de los niños, a pesar de que en la actualidad existen muchas herramientas y recursos en internet para ello. Preferíamos tener un sistema al que ceñirnos.

Por otro lado, como comentaba en el punto anterior, el tema de la legalidad no lo teníamos claro, ya que no es lo mismo unos meses o un año sin escolarizar (como hacen todas las familias que conocimos) y a una edad más temprana, que 3 años y además que a la vuelta del viaje nuestra hija mayor pasaba a secundaria: eso ya es otra historia!!

Para colmo, nuestra idea desde el principio del viaje era hacer un “kit kat “ en nuestra vida “convencional” para vivir la experiencia, pero luego queríamos volver al sistema de educación presencial. Incluso nuestros hijos querían volver a su mismo centro y con sus mismos amigos. Y no teníamos claro ni que legalmente pudieran estar sin escolarizar por tanto tiempo, ni que al salirse del colegio, pudieran volver (además al instituto) sin ningún problema.

Prueba presencial con Cidead en Rosario, Argentina

Prueba presencial de Cidead en Rosario, Argentina

 

Por lo que optamos por el sistema de Cidead porque fue el que nos resolvía todas estas dudas. Si quieres más información del sistema puedes entrar en la web de Cidead del Ministerio de Educación y Formación Profesional, además de escribirme, claro!

Este sistema se basa en una plataforma de formación con la que los niños van siguiendo las actividades periódicas y los tutores correspondientes les van evaluando. También tienen sus libros que son los que van estudiando con la ayuda de los papas.

Tiene muchos puntos positivos, pero también muchos negativos que lo hacen un sistema muy inflexible y difícil de compaginar con una vida viajera. Pero tranquila, que si nosotros lo hemos hecho durante 3 años, tu también puedes. Aquí te cuento algunos consejos para “afrontar” Cidead durante tu viaje 🙂

 

Consejos para estudiar con Cidead durante un viaje

La peor parte de este sistema viene en el momento de hacer las pruebas presenciales que pueden ser en cualquier ciudad del mundo que cuenta con Embajada o Consulado General. Aquí se complica todo porque tienes que cuadrar fechas y ruta para que coincida tu trayecto en el viaje con alguno de estos puntos en las fechas de examen. Pero además, es difícil para un niño “enfrentarse” a un examen presencial en el que te evalúas de todo un año académico…imagínate a los 8 años encontrarte con un  señor en traje de chaqueta que te ha de atender en la Embajada de España para examinarte de todo el curso!!

Examen presencial de Cidead en el Consulado de Melbourne, Australia

Examen presencial de Cidead en el Consulado de Melbourne, Australia

El proceso de matriculación en este sistema no es fácil, pero como tantas otras cosas en el viaje, es una prueba más a superar (en este caso por los padres jejej).

Si piensas hacer un gran viaje te recomiendo que si quieres seguir este sistema, es infinitamente mejor hacerlo cuando los niños cursan primaria, porque en secundaria se complica como te imaginas: el grado de exigencia y dedicación se duplica!!

El lado bueno de este sistema, por resumir, es que en todo momento cumples la legalidad y además te posibilita que una vez vuelvas a casa (si es el caso) los niños se reincorporen de inmediato a su centro correspondiente.

De hecho nuestros hijos, en cuestión de días ya se habían incorporado y la adaptación fue muy fácil, porque el sistema a distancia en cuanto a contenidos es más difícil que el presencial por el grado de exigencias.

Si a pesar de todo, decides seguir este sistema y necesites ayuda personalizada por tu situación particular, o para cualquier trámite o consulta, puedo ofrecerte asesoramiento personalizado.

Después de todo, contamos con la experiencia personal de haber cursado 3 cursos académicos continuados en Cidead con los dos niños. Un experiencia que aunque nos costó bastante, también aprendimos mucho “en todos los sentidos” y finalmente salimos muy bien parados 🙂

Opciones de educación no reglada para un viaje

A pesar de la controversia que comentaba anteriormente, en España existen muchas familias con hijos que no están escolarizados. Según Home Schooling Spain  alrededor de unas 4000 familias optan por no escolarizar y educar a sus hijos por su cuenta. En este caso, cada día se conocen nuevos métodos y formas, como son:

El Unschooling: la educación sin escuela

Esta opción se basa en que la educación no ha de ser forzada, sino que el aprendizaje ha de ser natural o autónomo por parte de los niños. Esto supone que no se ha de dirigir al niño para introducirle conceptos académicos en su cabecita a menos sea él quien muestre interés por algo en concreto o lo necesite. Así que quienes optan por este sistema no siguen ningún curriculum, sino que los niños aprenden de forma autodirigida. Los adultos tan solo los acompañan y atienden atentos a los intereses de cada niño.

Normalmente este sistema lo siguen familias con niños menores. De hecho es ideal para menores de 6 años, que es la edad en la que los niños suelen forjar la base de su aprendizaje y además en esa edad legalmente no existe obligación de escolarizarse. En cambio, si pensamos en niños que han de cursar secundaria, como es nuestro caso, la cosa ya se complica.

 

El Homeschooling: la educación en casa

Esta opción supone enseñar a los niños en casa siguiendo un curriculum escolar (igual o parecido) al que se estudia en los colegios, con la flexibilidad de que son los padres quieren utilizan los recursos didácticos y siguen el horario que estiman conveniente.

En esta categoría entran muchas posibilidades dependiendo de cada familia. Por ejemplo, algunas familias siguen el mismo currículo escolar (incluso los mismos libros pero con la flexibilidad de horario y tiempos que marquen los padres), otras usan un currículo o incluso recursos que pueden seguir en páginas de internet, otras un currículo basado en su religión, otras un currículo basado en proyectos, otras siguen metodologías cada vez más conocidas como  Montessori, Waldorf, las inteligencias múltiples, y muchas otras que van surgiendo.

El viaje te enseña las culturas de otros paises

El Worldschooling: el mundo por escuela

Esta opción supone que es el propio mundo el que aporta las enseñanzas a cada niño, es decir, es viajar aprendiendo. Por lo que esta forma es la que mejor combina con educar viajando.

En nuestro caso, aunque como te decía seguíamos el sistema de Cidead. Por otro lado, de manera instintiva también fuimos aplicando este sistema en nuestro viaje de vuelta al mundo.

Y es que de cada día sacábamos un aprendizaje. De cada experiencia, de cada persona o lugar que conocíamos, siempre aprendíamos algo. Y los más de 3 años dan para mucho!!!

No te puedes ni imaginar la de situaciones que se nos daban en el viaje en la que no solo los niños, sino que toda la familia aprendíamos. Aprovechábamos cada situación…..

¿Se te ocurre mejor forma que aprender todos juntos en familia?

Si visitábamos un museo aprendíamos historia y cultura que seguramente en los libros o en el colegio “convencional” no lo hubieran sabido

Al dar un paseo por el parque o en plena naturaleza aprendíamos geografía, geología, ciencias sociales y naturales

Conociendo a gente de otros países aprendíamos sobre distintas culturas que seguramente con el currículo tradicional tampoco lo hubieran conocido, aprendían lengua por la conversación, e inglés y francés de manera natural, al estar en otros países

Cuando comprábamos, los niños se hacían autónomos en el manejo de otras monedas, el cambio aprendiendo matemáticas, pero también a desenvolverse en situaciones atípicas

En definitiva, el mundo ha sido nuestra mejor escuela y a la vista está que en este tiempo, todos hemos aprendido de todos.

 

Aprendemos y nos divertimosen un museo

De hecho, Alejandro durante el viaje dio un paso más y quiso compartir con sus compañeros de clase lo que iba aprendiendo. Así que cada cierto tiempo le mandaba vídeos con lo que aprendía y luego en clase, “su seño María” lo compartía con sus compañeros. Ellos, a su vez hacían trabajos extras con sus vídeos: una pasada verdad?

Aquí puedes ver varios ejemplos de los vídeos que mandábamos y que seguro a tus hijos les resultan interesante. Un buen ejemplo de Tripschooling y de cómo durante el viaje, todos aprendimos un montón 🙂

¿Quieres que tus hijos aprendan sobre el río Rín?  

¿Sabías por que Holanda también es conocida como Países Bajos?  

¿A que no sabías que actualmente la Torre del Big Ben ya no se llama así?

¿Quieres ver lo que aprendimos y compartimos en la visita a nuestro colegio en Sevilla cuando volvimos por navidades?

¿Te gustaría visitar el Museo Paleontológico de Trelew en la Patagonia argentina donde había un montón de dinosaurios?

¿Quieres conocer el funcionamiento de la Central Hidroeléctrica de Salto en Uruguay?

¿Cuánto sabes de la cultura Inca de Perú ?

¿A que no sabes que en Bolivia está del mayor yacimiento de huellas de dinosaurios del mundo ?

¿Te gustaría conocer Rio de Janeiro desde las mejores vistas del morro Pan de Azúcar?

Como verás, han sido unos años muy enriquecedores para todos, pero además en relación a todo lo que aprendimos en el viaje, hay otra cuestión que bien merece una entrada por sí sola. La educación en valores que hemos adquirido en estos 3 años: la tolerancia, la convivencia, la honestidad, la sinceridad, el respeto mutuo, el esfuerzo, la empatía, el cuidado por el medio ambiente, y un sinfín de ejemplos que hablaremos en otra ocasión.

Pero de entre todos los aprendizajes del viaje, nos quedamos con cómo hemos cambiado todos en nuestra forma de ver las cosas. Aprendemos que hay muchas otras culturas en el mundo. Y aprendemos de ellas de la manera más natural: conociendo a su gente, sus costumbres y su forma de vida: ¿Se te ocurre mejor manera de aprender que por la experiencia?

“Viajamos para cambiar, no de lugar, sino de ideas.” Clic para tuitear

Sin duda, viajar es la mejor escuela de todas y nosotros nos quedamos con esa, porque después de todo este tiempo es la que más nos ha enseñado.

Espero haberte servido de ayuda, así como tus comentarios para saber si es así. Ya sabes que me encanta que mis experiencias te puedan servir de inspiración. Y si es así, aún me gustan más tus comentarios para compartir impresiones.

Gracias adelantadas y salu2 viajeros!!

0Shares

A %d blogueros les gusta esto: