0Shares

La costa de Savona

El día 16 de nuestra ruta en autocaravana por Europa llegamos al país de Italia de una forma un tanto particular, como os contamos en el relato anterior del diario de viaje “Ruta por la Costa Sur de Francia hasta Mónaco”. Y es que cambiamos de país y llegamos a Italia, como punto intermedio hacia a otro país: Mónaco. Al día siguiente, decidimos seguir nuestra ruta por Italia, el tercer país de nuestra vuelta al mundo!!

Salimos desde el Camping “Por la Mar” en Latte de Ventiglimia buscando unas playas que no estuvieran demasiado “concurridas”, y es que aunque nuestra intención inicial era visitar San Remo, nos recomendaron una zona de la costa bastante menos masificada. Concretamente la costa de la provincia de Savona que discurre desde Varigotti hasta Varazzo.

Para llegar hasta Varigotti recomendamos coger mejor la autopista, porque una vez en Italia la diferencia entre autopista y la carretera alternativa es bastante considerable. Tal es  así que para trayectos más grandes es mejor ir más directos y disfrutar de las vistas a la costa desde “el balcón” que es la autopista, ya que va muy el alto, así que vemos los acantilados casi a vista de pájaro.

Cuando llegamos a Varigotti, la verdad es que acertamos con esta costa, ya que los pueblos tienen un estilo muy característico. Nos llama la atención por un lado la estética cuidada de sus calles (con casas cuyas fachadas son de colores con puertas y ventanas de palillería en verde), así como sus monumentos tan característicos como iglesias (con campanarios muy representativos de la zona) y castillos. Por otro lado, también nos resulta curioso la cantidad de motos que se usan por la zona aparcadas a lo largo de la costa, y por último nos resulta muy familiar y cercana la vegetación tan similar a la de Andalucía, con palmeras y flores de la zona mediterránea.

Noli

Destacamos los pueblos de Noli y Spotorno , aunque finalmente nos quedamos en un Área de autocaravanas a la entrada de Bergeggi. La cercanía a la playa es lo que más nos atrajo, porque con solo cruzar la carretera teníamos acceso directo , pero es que además contábamos con un túnel subterráneo a solo un paso del área. El precio es de 14 €/24 horas con servicio de aguas, y pizza a domicilio. En resumen, muy recomendable!

Esta playa sin duda es con la que más disfrutamos de toda la costa visitada en este viaje por lo cristalino de sus aguas, con una visibilidad increíble. Así fue como pudimos disfrutar del celeste de sus aguas con los niños hasta la puesta de sol, momento en que nos quedamos solos en la playa, toda para nosotros…

El día siguiente seguimos la ruta y pasamos por Savona, con un castillo muy bonito, pero preferíamos pueblos más pequeño, así que seguimos nuestra ruta hacia Celle Ligure, un pueblo que también merece mucho la pena. Como no teníamos plazas en el área de autocaravanas seguimos buscando, y es que en estas fechas era difícil encontrar aparcamiento. Finalmente llegamos a Varazzo, donde pudimos aparcar al final del puerto deportivo de este pueblo, a un buen paseo de la playa y del centro.

VarazzeMás tarde seguimos rumbo a Génova, con la intención de buscar un centro comercial para algunas compras que teníamos que hacer, y es que antes de adentrarnos en nuestro próximo destino “entre montañas”, teníamos que ir bien equipados.

Aunque teníamos intención de visitar la ciudad, y en particular Alejandro que quería conocer su famoso “Galeón”, la calor nos pudo y dejamos la visita atrás para coger dirección al Lago di Garda, y es que nos apetecía “un cambio de aires”. Tan sólo tuvimos ocasión de probar la famosa “focaccia” típica de esta ciudad, pero también muy común en el resto de Italia. Se trata de una especie de torta preparada con muchas formas y condimentos: riquísima!

¿Te está gustando este artículo y quieres recibir los próximos en exclusiva?

Guia como financiar un gran viaje

Recibirás este regado de bienvenida!!


RESPONSABLE: Natividad Ramírez Herrero. FINALIDAD PRINCIPAL: Envío de nuestros artículos del blog, así como el aviso de nuevos servicios, algunas de las cuales podrían ser de carácter comercial. LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. DESTINATARIOS: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas. INFORMACIÓN ADICIONAL: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra  Política de Privacidad y Aviso Legal.

 

El amanecer en el Lago di Garda

 

Llegamos al Lago di Garda tarde y lloviendo, así que aparcamos en un aparcamiento que teníamos de referencia y a descansar directamente. La suerte de viajar en autocaravana es que podemos improvisar el sitio donde “plantamos” nuestra casa, así por la mañana Javi se dejó llevar por la intuición y buscando un lugar desde el que poder ver el amanecer en el Lago llegamos hasta un aparcamiento para nosotros “solos” y en primera línea del Lago: Todo un lujo!!

AparcamientoLagodiGarda

Y es que cuando ves el Lago di Garda con una extensión tan grande y unas vistas hasta donde alcanza el horizonte, descubres un lugar que te invitar a descansar y simplemente escuchar los pájaros y el sonido del agua, y así fue como nos despertamos esa mañana, con el sonido de relax y con estas vistas…

No te puedes perder el amanecer o la puesta de sol en el lago, con un cielo que alcanza una mezcla de colores impresionante!

Sirmione

Nos fuimos a conocer este pueblo, imprescindible si visitas el Lago di Garda. Se encuentra en un lugar estratégico, justo en la punta de un istmo situado al sur del Lago. En realidad es más bien una isla, ya que su casco histórico está rodeado de agua por todo su alrededor, y para acceder se ha de cruzar un puente levadizo, construido así como mejor defensa de la ciudad antigua.

 

Has pasear por las calles de este pueblo, dejarte llevar por su casco antiguo, subir al castillo conocido como Rocca Scaligera (la gran fortaleza de la ciudad), puedes darte un baño en sus playas , visitar “Le grotte di Catullo” que son las ruinas del antiguo balneario que se remonta a la época romana (y es que este lago tiene unas aguas ideales para ello por su alta proporción en azufre), pero a los niños, lo que más le gustó de todo fueron los helados!! Y es que este pueblo tiene una larga tradición de helados artesanales, por lo que en sus calles encontrarás muchas “Gelateria Artigianale” donde encontrarás una amplia variedad de helados de leche o hielo con conos también de lo más variado: No te lo pierdas!

 

El Lago di Garda, nuestro “lugar de residencia”

Para conocer los alrededores dimos un paseo en bici en paralelo al lago, también muy recomendable para disfrutar de las vistas y elegir el mejor rincón donde descansar y darnos un baño a la vuelta. A lo largo del lago (en sus 52 kilómetros de largo y 16 de ancho) encontrarás pueblos de lo más variado. Nosotros paseamos también por Peschiera del Garda, un pueblo con una muralla que rodea lo que antiguamente fue la fortaleza, y actualmente se conserva en muy buen estado. Además la puesta de sol desde este pueblo es más bonita aún, si cabe.

En cuanto a oferta lúdica por los alrededores del lago había parques acuáticos y de atracciones como Gardemar. Nosotros elegimos hacer más vida en el propio lago y sus cálidas y saludables aguas, con nuestro “flotador familiar” y también jugar con los patos y cisnes del lago. Incluso trasladamos nuestro comedor al mismo lago, en el césped: éramos la envidia de todos cuando nos veían tan bien “equipados” jejeje… En resumen, unos días en el lago muy “entretenidos” y descansados.

 

Tan bien estábamos, que hasta Alejandro quiso “estrenarse” aquí con su primer lienzo al óleo que hacia sin la guía de su profesora, aunque ahora era el papa el que haría de instructor…

LagodiGardaparapintar

 

Verona

Llegamos al día 20 de nuestro gran viaje y decidimos celebrarlo en una ciudad como Verona, así que fuimos a pasear por la noche y a comer pizza, porque a los niños les encanta, tanto como a los papas una buena comida italiana.

Llegamos a la ciudad y paseamos por sus calles viendo la Necrópolis Romana de “Porta Palio” (junto a nuestro aparcamiento), el castillo “Castelvecchio que actualmente es sede del Museo de arte del mismo nombre, y aún no habíamos llegado a la Arena, la casa de Romeo y Julieta ni el puente de piedra, entre otros lugares que quería  conocer, cuando paramos a cenar.

 

Una anécdota para recordar

Cuando mejor estábamos, por cierto en un restaurante muy recomendable (Ostería Casa Vino), fue cuando nos pasó un incidente de lo más extraordinario y para recordar, o al menos que nosotros no olvidaremos y es que empezó a llover. En principio, nada sin importancia, el problema fue que empezó a apretar cada vez más fuerte y no había forma de que parase. Entonces fue cuando nos acordamos que habíamos dejado las claraboyas del techo abiertas!!! Así que empezamos a preocuparnos por momentos porque la lluvia se convertía en tormenta y además tan fuerte que después el agua se convirtió en granizo…inexplicablemente caían trozos de hielo y tan preocupados estábamos que  al final en plena tormenta Javi tuvo que ir a recoger nuestra autocaravana. Andando por las calles el agua le llegaba a las rodidas, así que tuvo que ir por la carretera donde había menos inclinación, así fue como por fin llegó hasta “Maggie” y se la encontró “inundada”. Tuvimos que apañarnos lo mejor que pudimos y pasar una noche “agitada” porque la lluvia no paraba! Pero como siempre, después vino la calma y nos tuvimos que despedir de Verona con ganas de conocerla mejor, pero quizás en otra ocasión.

Cambiamos de rumbo en dirección al norte, hacia los Dolomitas!! Pero esta será otra historia que te contaré con detalle en el próximo relato de nuestro diario de viaje. Hasta pronto y salu2 viajeros

0Shares

A %d blogueros les gusta esto: